EFEMadrid

A un mes y un día de las elecciones generales, Pedro Sánchez cree posible formar Gobierno en diciembre y, para conseguirlo, planea no cerrar el Congreso en Navidad y poner en marcha un plan para acabar con el bloqueo político.

Un plan, que Sánchez presentará el próximo domingo en un acto del PSOE en la localidad madrileña de Alcorcón, que no ha sido tomado demasiado en serio por el resto de partidos, que lo ven como un nuevo acto de propaganda del líder socialista.

Según ha explicado el presidente en Telecinco, el proyecto "para vencer el bloqueo y para avanzar" incluirá, además de un nuevo Ejecutivo no más allá de diciembre, que enero sea hábil para que las Cortes empiecen a trabajar y presentar, a principios de año, el techo de gasto para aprobar los presupuestos en el primer trimestre.

"El próximo domingo voy a presentar fechas, contenidos, políticas y gobernabilidad para que los españoles no solamente sepan que con su voto van a desbloquear la situación política en España, sino que van a tener un gobierno que funcione", ha asegurado.

Para Sánchez, España no puede continuar bloqueada y se ha comprometido a tender la mano a izquierda y derecha para que sea posible un gobierno progresista, estable y coherente similar al de Portugal.

Ha rechazado también de plano la posibilidad de unas terceras elecciones. "No me cabría en la cabeza", ha dicho.

Desde el PP, Pablo Casado ha calificado de "broma de mal gusto" ese plan de desbloqueo de Pedro Sánchez cuando, a su juicio, ha sido quien "ha bloqueado España durante cuatro meses".

Casado, quien ha asistido en el Palau de la Generalitat al acto institucional por el Día de la Comunitat Valenciana, ha señalado que Sánchez "podría haber llegado a un acuerdo de legislatura con Ciudadanos" sumando 180 diputados, una amplia absoluta, o reeditar el pacto "a la valenciana" donde el PSOE gobierna con Compromís, Podem y Esquerra Unida.

Sin embargo, a juicio de Casado, el dirigente socialista "no quiso" pactar porque "quería elecciones para gobernar solo".

"Pedro Sánchez es sinónimo de bloqueo y la única alternativa para que a partir del 10 de noviembre se forme un Gobierno en España es el Partido Popular", ha manifestado.

Cs, que ha abierto la puerta a desbloquear la situación pese al veto a Sánchez de la pasada legislatura, ha pedido al PSOE una "rectificación nítida" de sus acuerdos con los separatistas en Cataluña y Navarra como condición para facilitar un Gobierno tras la elecciones.

En una entrevista en Telemadrid, Rivera ha ofrecido al presidente del Gobierno en funciones "toda" la capacidad de entendimiento que haga falta pero ha incidido en que los españoles están "hartos" de que los independentistas protagonicen la vida pública y de que los constitucionalistas no puedan estar juntos.

 Ha insistido que si tras el 10N suma con el PP formarán un gobierno encabezado por el más votado, pero si van a la oposición, se compromete a ser útil para "poner al país en marcha" y sin pedir ministerios.

"En España hay demasiados asuntos pendientes como para que lo importante sea el apellido del presidente o del ministro del Trabajo", ha subrayado.

También se ha referido al plan de desbloqueo anunciado por Sánchez el hasta ahora "socio preferente" del PSOE, Pablo Iglesias.

El líder de Unidas Podemos ha vaticinado que si su partido sale reforzado en las elecciones Pedro Sánchez no se atreverá a buscar un acercamiento con PP o Ciudadanos.

"Si nosotros estamos fuertes, no se atreverá", ha asegurado Iglesias, que está convencido de que al PSOE se verá obligado a pactar un gobierno en coalición con Unidas Podemos.

Otro socio tradicional de los gobiernos de todo signo ha sido el PNV, que ha criticado las "prisas" de Sánchez por formar Gobierno en diciembre.

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha preguntado al candidato socialista por qué esas "prisas" que muestra ahora para que haya Gobierno pronto no las tuvo antes. "Menos cuento", ha bromeado.