EFEPalma

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha redoblado este martes su respaldo a Felipe VI por su "compromiso de país" y por su esfuerzo en favor de "la actualización y la transparencia de la Corona", sin aclarar cuándo podría regresar el Juan Carlos I una vez cumplido un año fuera de España.

El tradicional despacho de verano mantenido entre el rey y Sánchez en el Palacio de Marivent ha coincidido con el primer aniversario del rey emérito en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos), si bien el asunto no ha formado parte de la conversación.

El jefe del Ejecutivo ha eludido hablar del anterior jefe del Estado, investigado por la Fiscalía del Tribunal Supremo por sus presuntos negocios ocultos en el extranjero y por Hacienda tras las dos regularizaciones fiscales cumplimentadas, y no ha aclarado si se dan las condiciones para su vuelta a España.

En la rueda de prensa posterior a la reunión, Sánchez ha puesto todo el foco en elogiar el comportamiento de Felipe VI para marcar así distancias con su padre: "Me complace ver cómo el actual jefe del Estado está comprometido con la actualización y la transparencia de la Casa Real".

En el último año, ha explicado el presidente, "han cambiado muchas cosas y a mejor", entre ellas, haber vacunado contra la covid al 57 por ciento de los españoles y reactivar la economía.

Lo que no ha cambiado, ha contrapuesto, es el compromiso del Gobierno con "las instituciones constitucionales, con todas, desde la primera a la última", y con su "actualización, renovación y transparencia".

En este punto, ha destacado el caso de la Corona y ha valorado "muy positivamente el ejercicio de transparencia y actualización que a lo largo de su reinado el rey Felipe ha venido desplegando y desarrollando".

Ante la insistencia de los medios por conocer su opinión sobre Juan Carlos I, Sánchez ha zanjado: "Lo que he dicho es lo que he dicho".

El presidente tampoco ha querido pronunciarse sobre las palabras de la secretaria general de Podemos y ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, quien ha reconvenido que "la huida de Juan Carlos I supone, a todas luces, una grave anomalía democrática en España que produce un enorme descrédito de las instituciones".

A este reproche se ha sumado el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, para quien el caso del reh emérito es "una vergüenza nacional" y denota que existen "indicios de la corrupción" que cometió durante su reinado.

Sánchez se ha desplazado a Palma tras presidir el último Consejo de Ministros antes del parón veraniego.

A modo de colofón del curso político, ha subrayado que a la vista de los datos de vacunación y de crecimiento del empleo y de la economía, se ha pasado de "la España de la resistencia a la España de la recuperación".

Ha insistido en "no bajar la guardia" ante la pandemia, pero ha remarcado que se está ante "un espacio completamente diferente" al de hace un año.

Para apuntalar su impresión, ha citado los últimos datos de aumento del PIB, así como el descenso del paro en julio en 197.841 parados y los 19,6 millones de afiliados a la Seguridad Social.

"España está yendo directo a una recuperación económica importante a lo largo de 2021 y 2022. Tenemos que animar a continuar a hacer las cosas como hasta ahora, a hacerlo bien", ha remarcado.

Como ya hizo la pasada semana, ha emplazado a la oposición política a "dejar a un lado la crispación y sumar entre todos" tras las críticas por parte de las comunidades autónomas gobernadas por el PP por el reparto de los fondos europeos.

Sobre las vacunas, el jefe del Gobierno ha señalado que la llegada en agosto del lote de 3,4 millones de dosis extraordinarias de Pfizer permitirán anticipar, "aunque sean unos pocos días, el logro de inmunizar" a un 70 por ciento de la población antes de final de mes.

Sánchez ha dicho "entender perfectamente" la preocupación de muchas familias y negocios por la evolución de la factura de la luz y se ha comprometido a "tomar medidas siempre en favor de los consumidores".

Tras la reunión de la comisión bilateral Estado-Generalitat celebrada ayer, lunes, Sánchez se ha felicitado por el acuerdo para ampliar el aeropuerto de Barcelona-El Prat, con una inversión de 1.700 millones de euros, lo que permitirá a Cataluña "recuperarse a un mayor ritmo" tras haber quedado "por detrás" en los últimos años.

La reunión con el rey se ha prolongado durante una hora y cuarto y se ha rematado con un almuerzo.

Sánchez ha completado su estancia en Palma con un encuentro con la presidenta de Baleares, Francina Armengol, en la sede del Govern autonómico.

En su comparecencia ante los medios en Marivent, el jefe del Ejecutivo se ha comprometido a seguir volcándose con Baleares al haber sido el territorio más afectado por la crisis sanitaria junto a Canarias por su dependencia del turismo.

"El compromiso y el despliegue de recursos ha sido inédito por parte del Gobierno de España y va a continuar hasta que definitivamente demos por superada esta pandemia", ha aseverado Sánchez, quien ha recordado que Baleares ha recibido 855 millones de euros en ayudas directas para las empresas más dañadas.

El presidente del Gobierno prevé pasar desde mañana unos días de descanso junto a su familia en la residencia oficial de La Mareta, en Lanzarote, han indicado a EFE fuentes de la Moncloa. EFE

cpg-sll-pol/ram

(foto) (vídeo) (audio)