EFEMadrid

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acude hoy por vez primera al Senado en esta legislatura para responder a la oposición en un pleno donde mantendrá su primer "cara a cara" con el portavoz del PP, Javier Maroto, a cuenta de lo que este grupo parlamentario llama el "Delcygate".

Hace más de un año que el jefe del Ejecutivo no acude a la Cámara Alta, ya que la última vez que se sometió a preguntas de la oposición fue en la sesión de control del 9 de febrero de 2019, en lo que fue su despedida del Senado antes de las elecciones del 28 de abril, repetidas después el 10 de noviembre.

Para este retorno, el grupo popular ha decidido dedicar su única pregunta pará Sánchez al polémico encuentro del 20 de enero entre el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, en el aeropuerto de Barajas.

Javier Maroto instará al jefe del Ejecutivo a aclarar si "ordenó" al ministro reunirse con la "número dos" del Gobierno de Venezuela.

Sánchez responderá a otras dos cuestiones más en la sesión de control del Senado que comienza a las cuatro de la tarde y a la que por segunda semana consecutiva no asistirá la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González, de modo que tampoco podrá atender una interpelación pendiente del PP sobre el mismo "Delcygate".

Por su parte, la portavoz de ERC, Mirella Cortès, intentará que el presidente fije posición sobre "las deudas que reconoce el Gobierno con Cataluña", un asunto que lleva al pleno la víspera de la primera reunión de la mesa negociadora entre el Ejecutivo y la Generalitat que celebra mañana miércoles su primera reunión.

El tercer interpelante a Sánchez será el portavoz del PNV, Jokin Bildarratz, en su caso interesado por "el marco de relación" que el presidente piensa que debe existir entre las instituciones vascas y el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo.

En la que será la segunda sesión de control de la legislatura, los ministros contestarán a los senadores sobre asuntos muy diversos, como el caso de la explotación sexual de menores tutelados en centros públicos de las Islas Baleares, la crisis en el sector aeronáutico en Andalucía por los despidos previstos por Airbus o la reducción de la PAC y las movilizaciones de los agricultores.

No habrá ninguna cuestión relacionada con la crisis del coronavirus, pero sí respecto a la "tasa Google" que acaba de aprobar el Gobierno de coalición, la deuda de Hacienda con la Comunidad de Galicia y la ampliación del aeropuerto de Palma.

Las interpelaciones que deberá atender el Gobierno en el pleno de esta tarde se refieren a la reforma del delito de sedición y las industrias electrointensivas, ambas planteadas por el PP, y a la política migratoria y de asilo, a cargo del PNV.