EFEBarcelona

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha protagonizado este lunes un viaje relámpago a Barcelona, para visitar la Jefatura Superior de Policía de Cataluña y a policías heridos por los disturbios que se encuentran hospitalizados, y ha evitado verse con el president, Quim Torra.

Casi por sorpresa, en una visita anunciada esta misma mañana, Sánchez ha llegado sobre las 11.00 horas a la sede de la Jefatura Superior de Policía, en la Via Laietana de Barcelona, epicentro la semana pasada de las violentas protestas convocadas por los CDR contra la sentencia del procés.

Acompañado del ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, y de la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, Sánchez ha mantenido un encuentro con mandos y agentes policiales, a quienes ha dedicado palabras de ánimo.

"En estos momentos es muy importante garantizar la moderación que representan las fuerzas y cuerpos de seguridad, para asegurar esa convivencia que ahora mismo está puesta en cuestión", ha afirmado.

Sánchez ha advertido de que "la crisis no ha acabado" y ha añadido: "Ellos probablemente quieran persistir, cronificar esta crisis. Nosotros somos mucho más persistentes".

Al término del encuentro, Sánchez se ha dirigido a los hospitales donde se encuentran los agentes heridos en los disturbios ocurridos en los últimos días.

Se ha dirigido primero al Hospital del Sagrat Cor y luego al de Sant Pau, donde ha podido transmitir un mensaje de ánimo y apoyo a los policías ingresados.

A su salida tanto del Sagrat Cor como de Sant Pau, decenas de personas que se habían ido concentrando en los accesos a ambos hospitales han abucheado al presidente en funciones y han lanzado gritos de "Libertad presos políticos".

Entre los concentrados en Sant Pau se encontraba Roger Español, candidato de JxCat al Senado y que perdió un ojo por el impacto de una bala de goma durante las cargas policiales del 1-O.

Mientras tanto, cientos de personas se concentraban ante la sede de la Delegación del Gobierno en Cataluña, convocadas por la plataforma Tsunami Democràtic, pero no han podido ver a Sánchez, que tras estar con los heridos, pasadas las 13.00 horas, ha dado por finalizada su visita a Barcelona.

No se ha producido, por lo tanto, el encuentro que pedía Torra, que en los últimos días había urgido por carta a Sánchez a mantener una reunión para abordar el "conflicto" catalán.

Sánchez ha mandado esta misma mañana una misiva al presidente de la Generalitat para recordarle su obligación de condenar la violencia y "evitar la discordia civil".

Al enterarse de que Sánchez viajaba a Barcelona, Torra le ha respondido con otra carta: "Aprovechando que hemos sabido a través de los medios de comunicación de su visita a Cataluña, me pongo a disposición para tener una reunión hoy mismo. Habiendo enviado esta carta, volveremos a ponernos en contacto con usted telefónicamente para volverle a ofrecer un diálogo sin condiciones".

Fuentes cercanas al presidente han apuntado que el jefe de gabinete de Torra ha llamado posteriormente al jefe de gabinete de Sánchez, que "no ha respondido al móvil", por lo que desde la Generalitat le han enviado un mensaje para pedirle concretar una reunión en Barcelona.

También hoy el presidente del PP, Pablo Casado, ha viajado hasta Barcelona, desde donde ha pedido a Sánchez que no abandere el "apaciguamiento" en Cataluña sino la "firmeza democrática" ya que, a su entender, en estos momentos no cabe ninguna "apelación a la negociación, sino a la ley y al orden".

Desde Toledo, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado que "la única llamada que hay que hacer a Torra es para decirle que está cesado y ya no es presidente de la Generalitat".

Por su parte, la portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs, ha reprochado a Sánchez que telefonee a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y "menosprecie" a Torra al no responder a sus llamadas.

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha considerado "indecente" y "un menosprecio a todos los catalanes" que Sánchez venga a Cataluña "a visitar sólo a sus heridos" y sea incapaz de dialogar con Torra y su Govern.

Mientras tanto, el portavoz en el Congreso de En Comú Podem, Jaume Asens, ha lamentado que tanto Sánchez como Torra hayan "desconectado" el uno del otro y de "la mayoría de la sociedad catalana".