EFEMadrid

El Ministerio de Sanidad impulsa el cierre perimetral y la reducción de los contactos en Semana Santa porque el momento es "absolutamente crítico" para evitar una cuarta ola y este jueves ha obtenido el respaldo de la mayoría de autonomías, aunque Madrid se opone y otras comunidades muestran algunas reticencias.

Sanidad no logró ayer un acuerdo en el Consejo Interterritorial, pero sí lo ha consensuado este jueves en la Comisión de Salud Pública, aunque el plan pactado en este órgano técnico deberá ser ratificado el próximo miércoles por los consejeros autonómicos en ese organismo de coordinación territorial.

La estrategia ante estos días festivos prevé el cierre perimetral de las autonomías, un toque de queda de 22.00 a 6.00 común a todo el territorio, limitar a cuatro personas las reuniones y desaconsejar los encuentros de no convivientes en domicilios y espacios cerrados.

El documento vuelve a pedir que se eviten todos los viajes que no sean necesarios, aunque no hace una recomendación específica para los estudiantes como se propuso en el borrador inicial.

El objetivo es que este acuerdo sea ratificado bajo la forma de una declaración de actuaciones coordinadas, por lo que sería de obligado cumplimiento en todos los territorios, también en los que este jueves han expresado su oposición.

En rueda de prensa, la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, ha defendido la necesidad de endurecer las medidas porque aún no se ha conseguido la cobertura de la vacunación, existe la amenaza de las variantes del virus y "no todas las semanas del año son iguales".

"Que estos días no sean una ruptura de la burbuja estable", ha pedido junto al directo del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

MADRID SE OPONE. CANARIAS NO PREVÉ CERRAR CON SI MANTIENE SUS DATOS ACTUALES

Calzón ha abogado por mandar un "mensaje unívoco" a la ciudadanía, pero este objetivo parece complejo pues Madrid se opone al cierre perimetral y también a endurecer el toque de queda o reducir el tamaño de los grupos que se puedan reunir.

En la actualidad, hay libertad de movimiento en esta Comunidad, excepto en las zonas básicas de salud con mayor incidencia, y el toque de queda está fijado de 23.00 a 6.00 horas.

"No puede ser que el mismo Gobierno que convocó elecciones en Cataluña con peores datos, ahora cierre así España estando mucho mejor", ha escrito Ayuso (PP) en Twitter al concluir la Comisión.

Pero horas antes, Ayuso ya se había vuelto a mostrar partidaria de mantener la comunidad abierta durante la Semana Santa, pues considera que los cierres perimetrales desde noviembre de 2020 en alguna autonomías "no han impedido una tercera ola".

Tampoco Canarias pretende cerrar el archipiélago con los datos actuales y espera que, de producirse el cierre perimetral, se mantengan excepciones en algunas islas como permitir el acceso a turistas a hoteles y alojamientos. Canarias se acerca a los 50 casos de incidencia por 100.000 habitantes en los últimos 7 días, según el portavoz del Gobierno canario, Julio Pérez.

Pérez ha apuntado que la reunión de este jueves era de carácter técnico por lo que no se han tomado decisiones, una visión que comparte Galicia.

Precisamente, la Xunta va a elevar una queja formal porque el Ministerio haya hecho público lo hablado en la Comisión antes de que se debata en el Consejo Interterritorial. Fuentes del gobierno gallego señalan a Efe que el descontento con el comunicado de Sanidad es generalizado.

Galicia se ha abstenido respecto al mantenimiento de las restricciones, mientras que ha votado "no" a restringir la movilidad de estudiantes (propuesta que finalmente no ha prosperado), y a los eventos masivos. Se abstiene en el toque de queda y apoya desaconsejar encuentros en domicilios.

Respecto al cierre perimetral, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, es partidario de esperar a tomar decisiones porque faltan “dos ciclos epidémicos”, aunque "en caso de duda" optaría por ser "conservador".

Pero a lo largo de la jornada varias autonomías han defendido la necesidad del cierre perimetral. Lo han hecho Andalucía, que pide un “mando único” para evitar la confrontación, Cataluña, Castilla-La Mancha, Cantabria o la Comunitat Valenciana, donde el president Ximo Puig ha argumentado que “ya sabemos que cuanta más movilidad, más contagios".

"No puede haber Semana Santa", ha defendido también la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo.

BUENOS DATOS QUE NO DEBEN INVITAR A LA COMPLACENCIA

Los datos de evolución de la epidemia siguen mejorando. La incidencia media se sitúa en 153 casos en 14 días, muy cerca del riesgo medio de transmisión del virus (por debajo de los 150 casos) y se reducen las hospitalizaciones, sin embargo la mejoría no termina de llegar a las UCIS, donde una de cada cuatro camas sigue ocupada por covid.

La cifra total de fallecidos se eleva a 70.501, ya que las comunidades han comunicado a Sanidad 254 muertes en las últimas 24 horas y 681 en las última semana (lo que supone un descenso respecto a los 875 decesos reportados el pasado miércoles para el mismo período).

Cuando se va a cumplir un año de pandemia, Fernando Simón ha advertido del peligro "una cierta complacencia con incidencias que no son todavía buenas".