EFEMadrid

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha asegurado este jueves que su departamento no tiene "ninguna intención" de modificar la regulación del derecho a la objeción de conciencia del personal sanitario para no practicar abortos y ha abogado por compatibilizar ambos derechos.

En la rueda de prensa tras la reunión del Consejo Interterritorial de Salud, Darias se ha referido así al caso de una mujer que ha denunciado que el Hospital Clínico de Madrid se negó a practicarle un aborto durante la semana 17 de embarazo pese a que, según ha denunciado, el feto era prácticamente inviable y su vida corría peligro.

Darias ha explicado que este mismo martes, esta mujer, geriatra de profesión de este mismo hospital, le relató su caso por carta.

La ministra ha explicado que no se trataba de una interrupción voluntaria del embarazo, sino "obligada por razones clínicas", pero no se le pudo practicar en este hospital porque todos los médicos del centro se acogieron a la objeción de conciencia para no practicar abortos.

La titular de Sanidad ha dejado claro que, respetando el derecho a la objeción de conciencia, la calidad asistencial en estos casos tampoco debe verse "menoscabada", y en este episodio concreto, ha denunciado, no parece que haya habido "buena praxis" médica.

"Creo que tenemos que mejorar", ha reconocido.

Ante la denuncia de la mujer afectada, el Hospital Clínico San Carlos ha justificado en la objeción de conciencia la negativa de los ginecólogos a practicar esta intervención, por lo que se derivó a la paciente a una clínica autorizada para llevar a cabo la interrupción de su embarazo.