EFEBarcelona

La delegada del Gobierno en Cataluña, la socialista Teresa Cunillera, ha comunicado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, su voluntad de dejar el cargo.

Así lo ha anunciado la Delegación del Gobierno en un comunicado difundido este viernes, que señala que Cunillera ha enviado una carta a Sánchez en la que razona que la situación en Cataluña "ha mejorado considerablemente" desde que tomó posesión del cargo en junio de 2018 y que el Gobierno de España está cumpliendo sus compromisos con la ciudadanía.

"He intentado cumplir el encargo recibido, por lo que ha llegado el momento de dejar mi puesto", explica.

Cunillera asegura que a lo largo de estos tres años y medio ha intentado "estar a la altura del encargo", con todo su "esfuerzo y dedicación": "Espero no haber defraudado esa confianza", añade.

"Esté donde esté, siempre estaré a tu lado, intentando ayudar y acompañar en la medida de mis posibilidades", subraya Cunillera en su misiva a Sánchez.

Para Cunillera, "ha sido un orgullo, que nadie me podrá quitar, haber compartido tantos momentos importantes para nuestro proyecto socialista y el haber sido su delegada en Cataluña".

La reunión del próximo martes del Consejo de Ministros será la primera oportunidad para designar el relevo de Cunillera al frente de la Delegación del Gobierno.

Nacida en Bell-Lloc d'Urgell (Lleida) en 1951, Teresa Cunillera relevó en 2018 a Enric Millo, del PP, asumiendo el timón de la Delegación del Gobierno semanas después de que Quim Torra fuese investido como presidente de la Generalitat y dejara de aplicarse el artículo 155 de la Constitución, tras el convulso otoño de 2017.

Exdiputada del PSC durante 23 años en el Congreso, donde fue vicepresidenta primera, Cunillera protagonizó el pasado miércoles su última rueda de prensa, para explicar el grado de cumplimiento de los compromisos del Gobierno de Sánchez en Cataluña.