EFEVerges (Girona)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha reclamado hoy "contundencia" a la justicia contra grupos de encapuchados como el que el día 7 actuó en Verges, donde retiraron esteladas e hicieron pintadas antiindependentistas, para no permitir, ha dicho, que "el fascismo" se instale en casa.

Torra ha hecho hoy estas declaraciones durante su visita a Verges, localidad natal del cantautor Lluís Llach, para expresar su "solidaridad" al alcalde, Ignasi Sabater (CUP), por unos hechos que se han repetido en diferentes ocasiones.

El presidente catalán ha considerado que la actuación de esos encapuchados resulta "intolerable" y ha añadido que no se puede permitir que "el fascismo" se instale en casa.

"Tolerancia cero ante estas manifestaciones agresivas, estos brotes de violencia", ha indicado, para añadir que estos "comandos fascistas" fracasarán ante "la democracia y un pueblo determinado a ser libre".

Quim Torra se ha dirigido también a unas decenas de vecinos concentrados a las puertas del ayuntamiento de Verges, donde se ha reunido con el alcalde y el equipo de gobierno, para expresarles su pesar por lo sucedido.

Sin embargo, Torra ha opuesto ese sentimiento con el de "alegría" tras conocer que, horas después de esos sucesos, un grupo de personas se personó en este municipio para borrar con pintura amarilla las banderas españolas y las frases contra los líderes independentistas.

"El fascismo en nuestra casa no pasará ", ha subrayado el presidente, quien ha detallado que se han instruido diligencias de lo sucedido que se entregarán el lunes, día 12, en los juzgados.

Respecto a la manifestación convocada mañana en Barcelona por el sindicato policial Jusapol, Quim Torra ha recordado que escribió un artículo en verano en el que hablaba de "un solo pueblo contra el fascismo", pero ha añadido que también entiende que hay "libertad de concentración y manifestación".