EFEMadrid

Una nota de la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, ha puesto en jaque al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, al justificar el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos en que no informase del desarrollo de investigaciones del instituto armado "con fines de conocimiento".

La nota, que tiene carácter reservado y va dirigida al secretario de Estado de Seguridad, no coincide con las explicaciones que dio la pasada semana el ministro, quien enmarcó el cese en una reestructuración de la cúpula del cuerpo, en un "nuevo impulso", y, si bien argumentó "pérdida de confianza" en De los Cobos, lo desvinculó del informe sobre la manifestación del 8M que realizó la Guardia Civil en funciones de Policía Judicial.

Tras la difusión de ese oficio, publicado por "El Confidencial", el Gobierno ha mostrado un firme respaldo al ministro del Interior, quien ha descartado con la misma rotundidad que vaya a dimitir, porque -según ha dicho en el pleno del Senado- ni él ni nadie de su equipo cometieron ninguna injerencia en la investigación de la Guardia Civil sobre el 8M.

La oposición, por contra, ha exigido su dimisión, y PP, Vox y Ciudadanos han planteado iniciativas para reprobarlo en el Congreso. "Coño, que me mintió; que me mintió a mí y mintió a todos los españoles, en sede parlamentaria", le ha espetado el senador del PP Fernando Martínez Maillo.

La cuestión es que en su última comparecencia en el Senado, el ministró recalcó: "Ni este ministro, ni nadie del Ministerio ni de la Dirección General de la Guardia Civil ha solicitado al señor Pérez de los Cobos ni el informe ni el acceso al contenido del informe".

Un mensaje que mantienen Interior y el resto del Ejecutivo, dado que la nota alude a que Pérez de los Cobos no informó "del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de policía judicial, con fines de conocimiento".

Es decir, que al entonces jefe de la Comandancia en Madrid no se le pidió el contenido del informe, pero sí debía informar de las investigaciones que hubiera en marcha.

Según han explicado a Efe fuentes del Ministerio, Pérez de los Cobos comunicó inicialmente de que la titular del Juzgado número 51 de Madrid le había comisionado como Policía Judicial para la investigación del 8M e informó más adelante de que la magistrada pidió paralizar las actuaciones durante el estado de alarma.

Hasta ahí sabía Interior de la actuación de la Guardia Civil, ya que, según han precisado las fuentes, tuvo conocimiento de que se había elaborado un informe y entregado a la juez cuando lo publicaron los medios de comunicación.

Es decir, según la explicación de Interior, la pérdida de confianza no se debió a que Pérez de los Cobos se negó a informar del contenido del informe, sino a que ocultó que se estaba investigando.

Las asociaciones mayoritarias de Guardias Civiles han explicado que, desde el año 2012, los miembros del instituto armado comisionados como Policía Judicial tienen la obligación de informar a sus mandos sobre las investigaciones en marcha, pero solo de manera genérica.

La orden, a la que ha tenido acceso Efe, está fechada el 19 de abril de 2012 y recuerda que todas la unidades deben remitir cada miércoles "una breve reseña de las operaciones que vayan a entrar en fase de explotación en la semana siguiente" o de las que presenten "novedades relevantes", indicando entre otros detalles el número previsible de detenidos, los registros a practicar y "posibles implicaciones de cargos públicos".

Según la interpretación de Juan Fernández, secretario general de la AUGC, asociación mayoritaria en el cuerpo, el ministro del Interior habría preguntado a Pérez de los Cobos por qué no se le había informado de una investigación al delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, "sin pedirle diligencias ni preguntarle por qué estaba imputado", y el mando "no supo dar respuesta", ya que "no había cumplido las órdenes".

En cualquier caso, tanto la AUGC como el resto de las asociaciones de guardias han reclamado explicaciones urgentes a Marlaska sobre las razones del cese del coronel Pérez de los Cobos, ante una nota "sorprendente", según otra asociación mayoritaria, la AEGC. En la Unión de Oficiales se han declarado "estupefactos y descolocados" por el oficio.

Y, yendo más allá, la asociación judicial Francisco de Vitoria (AJFV) ha pedido el cese o la dimisión del ministro al estimar que ha vulnerado de forma "flagrante e inadmisible" la separación de poderes en la investigación judicial del 8M.