EFEVitoria

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha vuelto a pedir al Gobierno el mantenimiento del estado de alarma a partir del 10 de mayo porque ante la incertidumbre actual la alternativa "no puede ser la nada" y es necesaria una garantía jurídica para mantener las medidas de lucha contra la covid-19.

Urkullu ha respondido a preguntas de la oposición sobre la situación de la pandemia en el pleno de control que celebra este viernes el Parlamento Vasco, un día después de que el Gobierno Vasco haya descartado adoptar por el momento medidas más restrictivas para contener la expansión del virus.

Ha recordado, no obstante, que ha solicitado a la comisión técnica del consejo asesor el Plan de Protección Civil de Euskadi que trabaje en la articulación de medidas preventivas para un escenario sin la cobertura jurídica actual con el fin de aprobar un nuevo decreto para anticiparse si el Gobierno no aprueba una prórroga.

De momento, y sobre la intención del Ejecutivo de no prorrogar el estado de alarma cuya vigencia concluye el 9 de mayo, el lehendakari ha explicado que hasta que no se reforme la ley de medidas especiales de salud pública de 1986 es necesario mantener esa figura del Estado.

"Ante la incertidumbre que vivimos la alternativa no puede ser la nada. Necesitamos garantía jurídica y operativa", ha remarcado tras recordar que la capacidad de articular medidas en Euskadi ya se ha comprobado que está limitada por los autos judiciales que han tumbado varias medidas aprobadas por el Gobierno Vasco.

Las medidas que se han demostrado más eficaces, ha continuado, han sido la limitación de la movilidad y de los encuentros fuera de las burbujas habituales.

Ha confiado también en que no sea necesario adoptar más restricciones en Euskadi porque las medidas en vigor ya son severas. La sociedad, ha añadido, debe saber que el esfuerzo y el cumplimiento ofrece resultados. "Así se lo reconocemos y agradecemos", ha subrayado.

Sobre la situación "preocupante" de la evolución al alza de la pandemia en Euskadi, el lehendakari ha indicado que se ha demostrado que se está consiguiendo que el pico de cada nueva ola ascendente sea más bajo que los anteriores, lo que significa que las medidas que se adoptan tienen "efectos positivos directos".

Ha pedido a la sociedad que la final de Copa del Rey de este sábado ente el Athletic y el FC Barcelona se celebre en casa con la unidad de convivencia habitual. La prioridad, ha insistido, es cumplir las medidas en vigor.