EFEBilbao

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha planteado hoy el "horizonte confederal" como salida al actual "laberinto territorial" y como solución a la "quiebra" del modelo de Estado autonómico basado en el "café para todos".

En una conferencia y posterior tertulia organizada con motivo del 40 aniversario del diario Deia, Urkullu se ha referido al autogobierno vasco, al Cupo y al Concierto Económico, y también a la crisis territorial que afecta a España a raíz del problema catalán.

Ha mantenido que resulta "evidente" la quiebra del modelo autonómico y ha opinado que el Estado deberá "adentrarse" en una reforma constitucional tendente a solucionar este asunto, que debería basarse en el reconocimiento de las singularidades territoriales, lo que ha llamado un "concierto político", con un "horizonte confederal".

Ha advertido de que existe el riesgo de que se aproveche esta reforma para buscar una "recentralización" de competencias, y en este punto ha reivindicado la "importancia del acuerdo y del pacto" para garantizar "un punto de encuentro en el que convivir desde los distintos sentimientos nacionales y los diferentes conceptos de soberanía".

Sobre la organización confederal también ha indicado que en su momento planteó a la antigua CiU y posteriormente al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont trabajar conjuntamente para la consecución de ese objetivo, pero "hasta la fecha" no ha sido posible. "Quizás a partir del 21 de diciembre", ha aventurado.

Urkullu ha apostado por la "vía vasca de pacto, democracia y bilateralidad" y ha puesto como ejemplo la reciente aprobación de las leyes del Concierto Económico y el Cupo, que "algunos tildan de privilegio, cuando no es así. Euskadi asume un riesgo unilateral y es una comunidad solidaria con el resto del Estado", ha precisado.

Ha insistido en la idea de que el Concierto Económico vasco puede servir como modelo de referencia para un sistema de financiación de las diferentes comunidades, basado en sus propias singularidades, y ha expuesto que en España existe una "realidad plurinacional" que hay que afrontar de "forma constructiva".

Ha citado como ejemplo la UE, donde "tampoco existen estados homogéneos" y ha resaltado también que Europa "tendrá que repensar" su propio proceso de construcción, y en ese planteamiento el PNV aportará su visión consistente en la creación de una federación de naciones.

"Esta idea la tenemos que trabajar las naciones sin estado, que algunos llaman también regiones con competencias legislativas", ha mantenido.

Respecto a la ponencia de autogobierno constituida en el Parlamento Vasco, Urkullu ha valorado que cuenta con la presencia de todos los grupos políticos y ha opinado que "ya va siendo hora de que pongan negro sobre blanco sus respectivas propuestas".

"Abogamos por el máximo consenso -ha dicho- y que ese acuerdo pueda ser refrendado por la sociedad vasca y después trasladarlo en forma de pacto al Estado. El texto articulado resultante creo que puede estar hecho en esta legislatura", que finaliza en 2020.

Se ha referido también a los partidos políticos vascos que abogan por la vía unilateral emprendida por Cataluña, en alusión a EH Bildu, y ha asegurado que no se siente preocupado al respecto porque "hablan así en público, pero en privado abogan por la bilateralidad".

Ha destacado, asimismo, que el Gobierno Vasco "perseverará para lograr el cumplimiento íntegro del Estatuto de Autonomía" y que trabaja en esa "prioridad, sin renuncia de ningún tipo".