EFEMérida

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, se ha mostrado este viernes partidario de endurecer las medidas del confinamiento porque, a su juicio, es necesario para dar el "último arreón" al coronavirus.

"Quizás hay que dar una vuelta de tuerca" porque todavía hay trabajos no esenciales que se podrían limitar para evitar más las posibilidades de contagio, ha señalado el jefe del Ejecutivo, que intuye que a lo largo de este fin de semana se tomarán algunas medidas por parte del Gobierno de la nación en este sentido.

En una entrevista en Canal Extremadura Televisión, ha asegurado que el sistema sanitario extremeño está preparado para afrontar la crisis del coronavirus y ha explicado que su gobierno está trabajando y haciendo lo que está en sus manos "desde la serenidad en tiempos de tempestad", pues es una situación "muy dura emocionalmente" para las familias de las víctimas.

Respecto a los profesionales sanitarios, ha afirmado que el próximo domingo, en la videoconferencia de los presidentes autonómicos con Pedro Sánchez, volverá a insistir en la necesidad de más material, pero ha justificado que no se haya adquirido antes en que "quienes lo fabrican estaban confinados en sus casas, que son los chinos y el material que tenían lo han usado para ellos".

Asimismo, ha defendido el envío de respiradores desde Extremadura a Madrid porque "es nuestra obligación". "Lo hemos hecho porque teníamos capacidad de poderlo hacer en unos momentos en los que Madrid pasaba momentos críticos", ha subrayado.

"Eso de que lo mío es mío y lo tuyo de los dos yo lo rechazo", ha aseverado el presidente de la Junta, que también ha alegado que hospitales madrileños, así como de otras regiones, han operado esta semana a ciudadanos extremeños "a los que le han salvado la vida".

Por ello ha apelado a la solidaridad y la generosidad porque "quizás dentro de quince días los que necesitamos de la ayuda de Madrid seamos nosotros" y ha agregado: "Si lo tuviera que volver a hacer, lo volvería a hacer".

En esta línea, ha reclamado en varias ocasiones unidad de acción ante una situación que "está sacudiendo todas las estructuras de la sociedad" y se ha mostrado dispuesto, cuando pase la crisis, a que "nos sometamos a todas las evaluaciones habidas y por haber". "Guardemos las críticas para luego porque ahora no es el momento", ha manifestado.