EFEMadrid

El diputado de Vox y coordinador de las campañas vasca y gallega, Ignacio Garriga, ha afirmado que el escaño obtenido por Álava tendrá como objetivo acabar con el "supremacismo" del PNV y desmontar "la corrupción institucionalizada que ha habido durante años" en el País Vasco por parte de este partido.

Garriga se ha felicitado de que los vascos "por fin tendrán voz" en el Parlamento para denunciar "todas y cada una de las leyes ideológicas", reclamar la libertad de educación y exigir "el fin de la imposición lingüística por parte del nacionalismo".

En una rueda de prensa en la sede nacional del partido en Madrid, el dirigente de Vox ha reiterado que la entrada en la cámara de Vitoria de la mano de la diputada por Álava Amaia Martínez es un hecho "histórico y un éxito sin precedentes" en Euskadi.

"Hemos roto el silencio impuesto durante 40 años. La voz de los vascos por fin tendrá representación en el parlamento autonómico", ha manifestado Garriga en su combate ante los "nacionalistas, los herederos de ETA y la izquierda liberticida".

La irrupción de Vox en Euskadi permitirá, según Garriga, que "el supremacismo del nacionalismo sea una anécdota más pronto que tarde", así como el "desprecio" a muchos ciudadanos españoles.

Acabar con "la corrupción institucionalizada" del PNV y ponerle "luz y taquígrafos" será otra de las prioridades, ha comentado el diputado por Barcelona, quien ha fijado además como metas denunciar la inmigración ilegal, dar voz al mundo rural y a la clase trabajadora y promover la bajada de impuestos.

Respecto a las elecciones en Galicia, Garriga ha lamentado que su partido no haya logrado su objetivo de entrar por primera vez en la cámara autonómica, si bien ha asegurado que lo que necesita este territorio es "un Vox fuerte que ponga freno a la deriva nacionalista" del presidente de la Xunta, Alberto Nuñez Feijóo.

Asimismo, ha culpado a PSOE y Podemos de alimentar una estrategia para "hacer crecer al nacionalismo".

Garriga ha hecho hincapié en que las elecciones celebradas tanto en Euskadi como en Galicia "no ha sido ni libres, ni democráticas", por el hostigamiento y el acoso sufridos por Vox en sus mítines a manos de "las hordas totalitarias".

Garriga ha comparecido junto al portavoz del partido, Jorge Buxadé, quien ha lamentado que se pueda pensar que a BNG y Bildu, a los que ha situado detrás de esos actos violentos, "les haya podido funcionar la violencia" al haber cosechado más escaños que en los anteriores comicios.