EFEValencia

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha reivindicado este domingo, tras prometer su cargo al frente del Gobierno valenciano, que solucionar esta legislatura el problema valenciano de la financiación es "irrenunciable, inaplazable e imprescindible" para la Comunidad Valenciana y para España.

Puig se ha pronunciado así ante el pleno de Las Cortes Valencianas tras prometer en valenciano, con la mano sobre la Constitución y el Estatuto de Autonomía, el cargo de presidente de la Generalitat por segunda legislatura consecutiva, gracias al pacto de gobierno entre socialistas, Compromís y Unides Podem, el denominado Botànic II.

El presidente ha formulado a continuación una 'proposición' al Parlamento valenciano en la que ha afirmado que confía en que pronto haya Gobierno y se confirme la voluntad expresada por el presidente Pedro Sánchez de abordar la "financiación justa" para la Comunidad Valenciana, que no quiere "privilegios" sino "justicia".

"Nuestro mensaje es claro: lo que es bueno para la Comunidad Valenciana es bueno para España", ha aseverado el presidente, quien ha añadido que el cambio de modelo de financiación, las inversiones "adecuadas" en los Presupuestos del Estado y la solución a la deuda son "las urgencias" que tienen por delante.

Ximo Puig ha convocado "a todas y a todos sin excepción" a conjurarse para ganar el futuro labrando el presente y pasando página del pasado, "sin desmemoria" y con la "conciencia cívica de aprender de los errores para ir tejiendo los aciertos", todo ello "con realismo, concordia y optimismo".

"Os prometo que gobernaré para todos", ha asegurado Puig, quien ha pedido avanzar todos "codo con codo" para que "el momento valenciano sea la oportunidad valenciana", y para conquistar desde ahora mismo "cada instante del hoy, cada rincón del mañana".

Testigos de la promesa de Puig han sido el ministro de Agricultura, Luis Planas, y el de Fomento, José Luis Ábalos, quien ha destacado que las condiciones que han permitido el Pacto del Botànic II no se dan en el resto de España, donde "por desgracia" no suman mayoría absoluta, como sí ocurre con la izquierda en la Comunitat.

El secretario de Acción institucional de Podemos, Pablo Echenique, ha afirmado que, en estos días en que se debate sobre la gobernabilidad de España, es "oportuno" y "sensato" mirar a la Comunidad Valenciana y su "gobierno compartido" entre tres fuerzas, una de las cuales será Podem.

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha considerado que este pacto de gobierno puede ser un "modelo de inspiración" aunque no se pueda replicar en las mismas condiciones en otros territorios, y el exministro Ángel Gabilondo ha dicho que no se trata de "exportar modelos", aunque el del Botànic es "muy bueno" para la región y para España.

La vicepresidenta del Consell en funciones, Mónica Oltra (Compromís), ha destacado que hoy es el "colofón" del cambio iniciado en 2015, mientras que el portavoz de Unides Podem, Rubén Martínez Dalmau, ha indicado que espera que los próximos cuatro años sean los "más importantes de la historia política valenciana".

Sin embargo, la portavoz del PP, Isabel Bonig, ha augurado una legislatura con más "confrontación, más división e ideología en la gestión", y su homólogo en Ciudadanos, Toni Cantó, ha afirmado que el Consell estará "comandado por el nacionalismo y el populismo".

Tras el pleno, Puig se ha dirigido, acompañado por sus socios de gobierno, al Palau de la Generalitat, donde está previsto que este lunes a las 10.30 horas tome posesión el nuevo Gobierno valenciano.