EFEMadrid

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, dio inicialmente "una versión reducida" de su encuentro con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, en Barajas porque "los asuntos diplomáticos se llevan con discreción" y se "consiguió resolver una crisis diplomática sin efectos secundarios".

Así lo ha explicado este martes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la ministra portavoz, María Jesús Montero, tras subrayar reiteradamente que "Ábalos lo que hizo es evitar una crisis diplomática" al convencer a la vicepresidenta venezolana de que no pisara suelo español.

Con su gestión, Ábalos logró "evitar la crisis diplomática y no perjudicar al conjunto del país; en nada hubiera beneficiado un conflicto diplomático y que España se hubiera visto concernida", ha destacado Montero.

Además, dado que la vicepresidenta del Gobierno de Nicolás Maduro no pisó suelo español, "se cumplió a rajatabla con las instrucciones marcadas" por la UE sobre la aplicación de las sanciones acordadas contra dirigentes del régimen de Maduro.

Por eso, "no hay ninguna cuestión que reseñar" y no es preciso informar de manera oficial a la UE sobre el incidente ocurrido la noche del domingo pasado en el aeropuerto de Madrid.

Para Montero, todo "está dentro de la normalidad", porque España tiene obligación de comprobar el pasaje de un avión a su llegada a territorio español, que es cuando, de manera oficial, se conoce la identidad de los pasajeros.

"En el momento que se conoce que esta persona iba en este vuelo, las autoridades tomaron las medidas correspondientes para impedir la entrada de esta persona en territorio español, y el señor Ábalos hizo una gestión diplomática para reiterarle a la señora Rodríguez que no podía entrar en territorio español, como finalmente no ocurrió", ha detallado.

No obstante, la portavoz ha admitido que el Ministerio de Exteriores "tuvo conocimiento fehaciente de que esta persona hacía escala en nuestro país cuando ya el vuelo había despegado" de Venezuela.

Fuentes de Exteriores han confirmado que la Embajada venezolana en Madrid informó al departamento de Protocolo de ese ministerio que Delcy Rodríguez se encontraba a bordo del avión aproximadamente a las 20 horas del domingo, cuando aún quedaban unas 4 horas de vuelo para llegar a España.

Tras reiterar que la normativa española establece que el control del pasaje se realiza en destino, Montero ha subrayado que el Gobierno "se ha limitado a cumplir sus obligaciones" de impedir la entrada de la vicepresidenta venezolana en territorio español.

Por eso, "no ha puesto en conocimiento de la UE ninguna situación, porque no había nada que poner en conocimiento", ha asegurado tras precisar que la parada del avión fue "una escala obligatoria por el descanso de la tripulación".

Así pues, "el Gobierno ha actuado de forma impecable respecto a la ley, ha evitado una crisis diplomática y ha evitado que la señora Rodríguez entre en nuestro territorio", ha remachado.