EFEEl Cairo

El presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, ha mantenido consultas telefónicas con los monarcas de Arabia Saudí, Kuwait y Baréin y con el príncipe heredero de Emiratos, países del Golfo Pérsico aliados de El Cairo.

La Presidencia egipcia difundió hoy varios comunicados en los que da cuenta de esas conversaciones, que sirvieron para afianzar los lazos bilaterales y analizar los últimos acontecimientos en la región.

El mandatario egipcio habló anoche con el monarca Salman bin Abdelaziz de Arabia Saudí, a quien agradeció el apoyo brindado por ese país a Egipto.

"Esos lazos duraderos, fuertes y distinguidos son reflejo de los valores verdaderos de hermandad y amistad entre las dos naciones (...), y no se pueden ver nunca afectados por los esfuerzos para desestabilizar la región", dijo Al Sisi, según un comunicado oficial.

Al igual que con el monarca saudí, Al Sisi habló con el emir kuwaití, Sabah al Ahmad al Sabah, como "parte de sus consultas regulares y de coordinación entre los dos países".

La Presidencia egipcia explicó que Al Sisi expresó al emir "sus mejores deseos para el Gobierno del pueblo kuwaití" y mostró el compromiso de Egipto con la "estabilidad y seguridad" de Kuwait.

En cuanto a su conversación con el rey de Baréin, Hamad bin Isa al Jalifa, Al Sisi destacó que ese país del Golfo fue uno de los primeros en expresar su apoyo a la llamada "revolución del 30 de junio" de 2013, que consistió en protestas que llevaron al derrocamiento militar del presidente islamista Mohamed Mursi.

Según la nota, Al Jalifa apuntó que Baréin seguirá respaldando a Egipto y sus planes de desarrollo económico.

Al Sisi también envió un mensaje similar por teléfono al príncipe heredero de Abu Dabi, Mohamed bin Zayed al Nahyan, con quien abordó las relaciones bilaterales y los "intereses estratégicos" de ambos países.

La Presidencia egipcia no precisó el motivo de esas conversaciones, que se producen pocos días después de que se filtraran unas grabaciones de sonido supuestamente atribuidas a Al Sisi.

Los audios difundidos por varios medios, como el canal catarí Al Yazira, muestran a Al Sisi, en su etapa de ministro de Defensa, hablando de manera informal con otros responsables militares sobre "las enormes cantidades de dinero" que tienen los Estados del Golfo y la forma de obtener subvenciones de esos países para el Ejército egipcio.

Emiratos, Arabia Saudí y Kuwait han sido los principales países en apoyar política y financieramente a las nuevas autoridades egipcias, con las que comparten la lucha contra los Hermanos Musulmanes.

Desde el derrocamiento del islamista Mursi el 3 de julio de 2013 por el Ejército egipcio, que entonces encabezaba Al Sisi, esas monarquías del Golfo han prometido ayudas financieras a Egipto estimadas en más de 20.000 millones de dólares.