EFEAlicante

El alcalde de Alicante, el popular Luis Barcala, ha defendido que la ciudad es un "destino seguro" desde el punto de vista turístico y que está comparativamente "mejor que otros sitios" del país.

Barcala ha participado en la inauguración de la jornada "Turismo en tiempos de pandemia. Claves y Alternativas para la recuperación del sector", organizadas por À punt y la Agencia EFE en la biblioteca del Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ).

Justo después que el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, y antes que el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, el alcalde alicantino ha apuntado que las claves de la recuperación turística debe pivotar entre la corresponsabilidad entre lo público y privado, la colaboración entre administraciones, para que trabajen "al unísolo", y ofrecer "perspectivas de esperanza".

Barcala ha criticado la supresión del programa del Imserso, sobre todo por que se "generaliza" un problema pese a que el destino de Alicante es "seguro" y está preparado para afrontar la situación de la pandemia sanitaria.

El alcalde ha insistido en que el sector turístico es "vital" para Alicante y ha enfatizado que el ayuntamiento está centrado, a través de una subcomisión y equipos de trabajo, en impulsar las medidas adecuadas para adaptarse a la situación.

Ha recordado el lanzamiento de la marca 'Alicante Segura', un lema que es "una filosofía y una estrategia de trabajo" para que la ciudad sea así vista por los turistas nacionales e internacionales.

Barcala ha destacado la colaboración público-privada y, especialmente, el esfuerzo del sector que ha dado sus resultados, y ha proseguido que el ayuntamiento ha sabido llevar adelante su papel de seguir invirtiendo en la ciudad para que sea más atractiva, por ejemplo mediante el actual reasfaltado de las calles, y el cuidado de sus elementos más icónicos.

Ha urgido a "no trasladar una imagen nacional e internacional de desconcierto" con las medidas inoportunas que, en su opinión, ha adoptado el Gobierno central, entre ellas que no haya pedido ayudas a Bruselas para el sector.

"Si España no apuesta por el sector turístico como Estado, está lanzando el mensaje de que se mira a otro lado y que no le importa una industria tan importante", ha advertido, ante lo cual ha apostado por "coherencia y trabajo".