EFERedacción Internacional

América se apega a la esperanza de controlar el coronavirus tras alentadores datos en Brasil, Chile y Canadá, aunque la situación sigue siendo crítica en una región que en la última semana, según informó este martes la Organización Panamericana de la Salud (OPS), tuvo el 60 % de los nuevos contagios y el 64 % de las muertes mundiales por COVID-19.

De acuerdo con la directora de la OPS, Carissa Etienne, además la pandemia sigue al alza en el continente, especialmente en Brasil, México y EE.UU., que informaron del 77 % de todas las muertes en el continente durante la última semana y actualmente experimentan algunos de los brotes más mortales del mundo.

El ente recordó que América Latina y el Caribe se convirtió el lunes en la segunda región más afectada por la enfermedad, por encima de EE.UU. y Canadá y solo detrás de Europa, algo que se explica por sus altas tasas de desigualdad, las debilidades de sus sistemas sanitarios y la fuerte presencia de una economía informal, que ha influido en la reapertura temprana de la actividad económica en algunos países, tal como dijo Marcos Espinal, director del departamento de Enfermedades Transmisibles de la OPS.

BUENAS NUEVAS DESDE RÍO Y CHILE

En medio de esta coyuntura, llegaron buenas nuevas desde el estado brasileño de Río de Janeiro, uno de los más afectados en el segundo país del mundo con más contagios (1,92 millones) y fallecidos (74.133) pero que completa casi cuatro semanas con su curva de muertes en descenso pese a que comenzó prematuramente la desescalada de las medidas de aislamiento social.

El promedio diario de muertes en los últimos 8 días se ubicó en 111, tras haber sido de 183 en la semana que acabó el 20 de junio, y en la ciudad de Río de Janeiro el promedio diario de casos cayó en un 21 %, desde 736 en la última semana de junio hasta 581 en la segunda semana de julio.

Cifras que hay que tomar con pinzas ya que en el resto del país las cosas siguen siendo más que preocupantes: las muertes crecieron en los últimos 15 días en 10 de los 27 estados de Brasil y, con los 1.052 decesos de media en la semana que terminó el domingo, por primera vez el promedio diario de víctimas superó el millar.

De otro lado, los contagios bajaron un 15 % en la última semana y un 37 % en los pasados 15 días en Chile, que con 319.493 casos y 7.069 muertes sigue siendo la sexta nación más afectada por el coronavirus en el mundo.

Unos datos que van de la mano de una etapa de desconfinamiento parcial que iniciaron este lunes las sureñas regiones de Aysén y Los Ríos, en unos procesos "muy lentos", según el ministro de Salud, Enrique París.

NO TAN BUENAS DESDE EE.UU. Y CARACAS

Pese a esto, la crisis sanitaria sigue afectando sin cuartel a América, con casos como el Caracas y el cercano estado de Miranda, que volverán este miércoles a una "cuarentena radical", solo después de dos días de una flexibilización que se mantiene en otras regiones, informó este martes la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez.

Miranda alberga a Petare, la mayor favela de Venezuela y donde muchos trabajadores informales han debido acudir a sus empleos ante la imposibilidad económica de guardar la cuarentena.

En EE.UU., que sigue siendo el foco de la pandemia (3,39 millones de casos y 136.117 muertes), la COVID-19 sigue creciendo en estados como California, Texas, Arizona y Florida, mientras las autoridades apuestan por medidas limitadas a algunos sectores, aunque las voces de los defensores de imponer una nueva cuarentena se escuchan alto.

En Florida, el alivio que produjo saber que los nuevos casos no llegaron esta vez a los 10.000, después los 15.300 del domingo pasado, marca absoluta en el país, fue limitado, pues las muertes diarias sí fueron récord hoy, con 132, un 10 % más que la anterior marca.

"Vamos a tener que acordar que tenemos que aislarnos por un par de semanas. Al menos un par de semanas. Como no hagamos que esto baje, vamos a tener más y más tragedias", dijo la congresista demócrata por Florida Donna Shalala, secretaria de Salud durante la Presidencia de Barack Obama.

"Instamos a los gobernadores y a los departamentos de Salud estatales a controlar de cerca la situación en la población general, condado por condado, para determinar si los centros de atención a largo plazo necesitan recursos adicionales y si las visitas deben detenerse temporalmente", dijeron en una carta varios grupos que representan a las residencias de ancianos en todo el país.

POLÍTICA Y ECONOMÍA, TAMBIÉN EN RIESGO

Aparte de la salud, la pandemia sigue afectando otras aristas sociales, como la política. Tal es el caso de Perú, que canceló oficialmente este día las elecciones primarias abiertas previstas para octubre para elegir a los candidatos de cada partido para los comicios generales de abril de 2021.

La celebración de primarias era uno de los ejes impulsados por el Gobierno de Martín Vizcarra como parte de su cruzada anticorrupción, pero la actual coyuntura llevó a suspender esa convocatoria, ya que el país es el quinto del mundo y el segundo de Latinoamérica con más casos confirmados, con 330.123, mientras que los fallecidos alcanzan los 12.054.

Y en la parte económica, la primera ministra de Barbados, Mia Mottley, pidió un plan de ayudas para el Caribe, donde la pandemia amenaza con socavar la viabilidad a mediano plazo de los países de la región, que dependen en gran parte del turismo, según afirmó.

"La transformación económica y el crecimiento dependen de un pacto internacional para el Caribe. El COVID-19 ya ha llevado, en muchos casos, a duplicar el gasto en asistencia sanitaria y social", destacó.

Todo esto dentro de esa luz esperanzadora que implican noticias como la conocida al final de esta tarde, una vacuna en investigación que fue bien tolerada y generó una actividad de anticuerpos neutralizantes en adultos sanos en los que fue probada en EE.UU., según estudios provisionales difundidos por la revista The New England Journal of Medicine y citados por fuentes oficiales estadounidenses como los Institutos Nacionales de Salud y la farmacéutica Moderna.

Además, la empresa biofarmacéutica Medicago, que cuenta con financiación del Pentágono estadounidense, comenzó los primeros ensayos clínicos con humanos en Canadá de una posible vacuna y podría tener información sobre su seguridad y eficacia para octubre.