EFEMoscú

La cumbre de líderes de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), integrada por Rusia, China, Kazajistán, Tayikistán y Uzbekistán, arrancó hoy en Taskent con una cena informal entre los asistentes.

Previamente, los líderes de los cinco países miembros y también de la India, Pakistán, Afganistán y Mongolia -Estados con estatus de observadores de la OCS, además de Irán- celebraron numerosas reuniones bilaterales en la capital uzbeka.

Al término de la cena, se vieron en un cara a cara el presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo chino, Xi Jinping, para hablar de la ampliación de la organización a nuevos miembros y también de la nutrida agenda bilateral que comparten los dos países, entre otras cosas.

"Quisiera destacar que damos mucha importancia al desarrollo de las relaciones multilaterales, incluido el marco de la OCS, cuyo décimo quinto aniversario celebramos este año", se dirigió Putin a su colega chino, al que llamó "querido amigo", al inicio del encuentro.

El jefe del Kremlin, que tras participar mañana en la segunda jornada de la cumbre de Taskent iniciará el sábado una visita oficial a China, dijo que "el amplio espectro de la cooperación" ruso-china también se tratará en su bilateral de hoy.

"Estoy dispuesto a reforzar junto a usted la planificación al más alto nivel y la dirección estratégica de las relaciones ruso-chinas, y promover la idea de ser amigos para siglos", respondió Xi al presidente ruso.

La India y Pakistán, dos potencias nucleares vecinas y rivales, firmarán mañana el "Memorando de obligaciones" de la OCS, un paso importante para convertirse en miembros plenos del bloque, algo previsto para la próxima cumbre que se celebrará en Astaná.

En la pasada cumbre de julio de 2015, en la ciudad rusa de Ufá, se dio "luz verde" al inicio del proceso de integración de la India y Pakistán en la organización, un avance que fue considerado "histórico" por los mandatarios.

En la cita de este año puede darse otro paso de enorme significado si, como defiende Moscú, se abre también la puerta para que Irán inicie el proceso de integración.

La República Islámica también ha solicitado su ingreso y después del acuerdo alcanzado entre Irán y seis grandes potencias internacionales para limitar el programa nuclear iraní a cambio del levantamiento de las sanciones, Rusia considera que ya no hay motivos para impedirle el paso.