EFEBarcelona

Pese a que el tráfico de datos en la red fija ha aumentado un 10% y en la móvil un 40% durante los días de confinamiento, la probabilidad de que internet se desborde "es escasa" aunque "podría haber una ralentización en la red móvil".

Así lo pone de manifiesto el profesor del departamento de Ingeniería Telemática de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) David Rincón, quien ha analizado en una entrevista con Efe las fortalezas y debilidades del sistema de conexión durante los días en que la gente permanece en casa como medida para contener el contagio de coronavirus.

El profesor ha explicado que internet está formada por unas 60.000 redes independientes llamadas 'sistemas autónomos': la mayoría de estas redes son muy pequeñas y otras son muy grandes, como es el caso de Google, Netflix, Facebook o las operadoras, entre las que se encuentran Telefónica u Orange, entre otras.

Para intercambiar tráfico entre las redes y por ejemplo permitir que un usuario de Telefónica acceda a Facebook, las operadoras establecen acuerdos comerciales y ponen en marcha enlaces que transportan los datos, ha explicado el profesor.

Estos enlaces pueden ser directamente entre dos redes, o bien a través de puntos neutros de intercambio, que se llama Internet eXchange Points (IXP), donde varias operadoras interconectan para no establecer enlaces directos con las demás redes, ha proseguido David Rincón.

El profesor ha detallado que los IXP más importantes del mundo son los de Brasil, Ámsterdam, Fráncfort y París, que "aunque tengan una localización geográfica, en realidad tienen puntos de presencia en diferentes lugares del mundo", y ha citado como ejemplo "el punto DE-CIX de Madrid, que en realidad pertenece al de Fráncfort".

Para observar el incremento de tráfico de datos en las redes de telecomunicaciones, David Rincón se ha basado en la información que se desprende de estos puntos de intercambio, ya que las redes "no suelen publicar estadísticas por motivos de estrategia comercial".

El profesor parte de la base de que "un incremento en el uso de cada red se traduce en un aumento proporcional del intercambio de tráfico en los puntos neutros", donde en los últimos días se ha observado "un promedio de incremento de conexión en internet fijo de un 10 %", que "no es nada alarmante".

David Rincón ha atribuido el "aumento sensible" a que la conexión por teletrabajo ha sustituido a la de la actividad laboral habitual y también ha observado que el patrón de tráfico "cambia, con picos por la tarde".

Según el profesor, mientras que el sistema fijo "tiene capacidad suficiente para soportar el aumento de tráfico", en la red móvil "podrían aparecer problemas de ralentización, pero no de colapso", a tenor del aumento de tráfico del 40 % al que se han referido las principales operadoras.

El experto ha explicado que el incremento de tráfico en la red móvil se puede traducir en que los mensajes de Whatsapp tardan en aparecer como enviados o que algunos vídeos se paran repetidamente.

Rincón ha explicado que las redes de acceso basadas en radio, que son las móviles, no tienen tanta capacidad como las redes de acceso basadas en fibra óptica y ADSL, que son las fijas, debido a que el espectro radioeléctrico es escaso.

Para que el sistema pueda soportar el aumento de tráfico de datos, la gente "debe entender que las redes de telecomunicaciones son como carreteras", en las que "si hay muchos coches, que son los datos, se pueden producir atascos", ha explicado de manera gráfica el experto.

Los vídeos para móvil "ocupan más ancho de banda que la mayoría de los servicios que se usan para trabajar en remoto", ha explicado el profesor, con lo que "provocan un efecto similar a poner un camión muy grande en la carretera", y si el vídeo "se envía a mucha gente, el camión se multiplica por el número de receptores".

El envío masivo de videos podría afectar a la conectividad y dar lugar a los llamados 'cuellos de botella', produciéndose situaciones de "cierto colapso y retraso en el envío y recepción de mensajes, como ocurre en momentos puntales como fin de año", ha explicado David Rincón.

Por ello, coincidiendo con las mayores operadoras de telefonía, Rincón ha aconsejado que "no se envíen archivos grandes como vídeos y, si se hace, que sea en las horas que no hay tanto tráfico" y que se utilice el teléfono fijo cuando sea posible para descargar la red móvil.

Carme Picart