EFEBruselas

El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguró este domingo que son "inaceptables" las declaraciones del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en las que aconsejaba a su homólogo francés, Emmanuel Macron, una "terapia mental" por las medidas que ha tomado contra el integrismo islámico.

"Las palabras del presidente Erdogan sobre el presidente Macron son inaceptables. Llamada a Turquía para que detenga esta espiral peligrosa de confrontación", escribió el político español en su perfil de la red social Twitter.

Borrell también recordó que las conclusiones aprobadas en la cumbre europea del 1 y 2 de octubre "contienen una oferta real para relanzar nuestra relación".

"Pero hace falta una voluntad política de las autoridades turcas sobre esta agenda positiva. En caso contrario, Turquía estará todavía más aislada", afirmó.

El presidente turco ha cargado contra Macron y le ha reprochado estar actuando contra millones de musulmanes en Francia, en alusión a su ofensiva contra el radicalismo islámico, con el cierre de una mezquita y disoluciones de asociaciones islamistas en respuesta al asesinato del profesor Samuel Paty el día 16 por un joven checheno.

"¿Qué problema tiene Macron con el islam, qué problema tiene con los musulmanes? Macron necesita una terapia de atención mental", dijo el mandatario durante un congreso de su partido, el islamista AKP.

"¿Qué otra cosa se puede decir -se preguntó retóricamente- de un jefe de Estado que no entiende la libertad religiosa, que actúa de esta manera contra millones de personas de una religión diferente en su país? Primero, un control mental".

Macron y Erdogan han tenido numerosos desencuentros en los últimos meses por la intervención de Ankara en Libia, en los contenciosos por las aguas territoriales de Chipre y Grecia o, más recientemente, por el conflicto en Nagorno Karabaj en el que Turquía está claramente alineada con Azerbaiyán contra Armenia.

Tras las últimas palabras del líder turco, Francia ha llamado a consultas al embajador francés en Ankara, según indicó el Elíseo, sede de la Presidencia francesa, en declaraciones recogidas por los medios locales.