EFEBarcelona

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha anunciado este sábado, tras su reelección, que el grupo municipal de Barcelona en Comú propondrá reponer la pancarta con el lazo amarillo en la fachada del ayuntamiento, en solidaridad con los "presos políticos".

En su primer discurso tras haber sido reelegida alcaldesa con el apoyo del PSC y de tres ediles del grupo que lidera Manuel Valls, Colau ha asegurado que no será una "alcaldesa independentista ni antiindependentista" sino que se esforzará por ser "la alcaldesa de todos los barceloneses".

Colau ha anunciado que BComú propondrá en la Junta de Portavoces del consistorio que, si hay una "mayoría suficiente" que lo avale, vuelva a colgarse la pancarta con el lazo amarillo en la fachada del ayuntamiento -retirada en periodo electoral por orden de la Junta Electoral Central- "mientras dure la situación de excepcionalidad".

"No es nada habitual poner símbolos de forma permanente en la fachada del ayuntamiento, es una práctica muy excepcional, pero la existencia de presos políticos es una situación de excepcionalidad política que no hay que normalizar", ha argumentado.

Por otra parte, Colau ha expresado su "compromiso como alcaldesa" en favor de la libertad de los "presos políticos" y en este sentido se ha dirigido especialmente a Joaquim Forn, jefe de filas de JxCat en Barcelona, en prisión preventiva, que ha podido acudir hoy a la sesión constitutiva pero que al finalizar el plenario ya ha sido trasladado de nuevo a la cárcel de Soto del Real (Madrid).

"Pese a todas las dificultades, haré todos los esfuerzos para mantener contigo un contacto regular para hablar de nuestra ciudad, porque te reconocemos como concejal de pleno derecho del consistorio de la ciudad", ha prometido a Forn.