EFEHaro (La Rioja)

La ciudad riojana de Haro ha acogido una sentida concentración con el lema de "Por Carolina", en recuerdo de la niña de 5 años que fue hallada muerta el lunes en la habitación de un hotel de Logroño, donde su madre, que está ingresada en un hospital en calidad de detenida, intentó suicidarse.

Unas 4.000 personas, según datos del Ayuntamiento de Haro, donde residía la niña con su padre, al igual que su exmujer, se han concentrado en la Plaza de la Paz, lugar emblemático de la ciudad, situada a unos 48 kilómetros de Logroño.

La presidenta del Ejecutivo riojano, Concha Anreu; la alcaldesa de Haro, Laura Rivado; y el delegado del Gobierno en La Rioja, José Ignacio Pérez Sáenz, han sido algunos de los asistentes a la concentración, en la que se han guardado cinco minutos de silencio, a los que ha seguido un prolongado aplauso.

La concentración ha estado presidida por una pancarta con el lema "Por Carolina", situada enfrente a los asistentes, junto a un círculo con velas, en donde se han colocado dos peluches.

El silencio y el dolor han caracterizado a los concentrados, entre los que no figuraban familiares directos de la menor.

Muchas de las personas concentradas no han ocultado sus lágrimas, sobre todo al ver cómo dos niños de corta edad se situaban justo frente a la pancarta en la que se leía "Por Carolina".

Dos niños que han llegado a la plaza mucho antes de la hora prevista para la concentración, igual que muchos ciudadanos, quienes constantemente cruzaban comentarios de incredulidad e indignación por lo sucedido.

Justo cuando en el reloj del Ayuntamiento sonaban las campanadas de las 20:30 horas, un solista ha tocado el violonchelo mientras los asistentes guardaban un silencio respetuoso y sobrecogedor.

A la muerte de la niña se ha sumado esta mañana la aparición, en el río Ebro a su paso por Logroño, del cadáver de su abuela materna, a falta de la confirmación oficial de la identidad, según han detallado a Efe fuentes de la investigación.

Los datos iniciales indican que la abuela materna, quien residía en Haro con la detenida y un hermano de ésta, pasó el domingo con su nieta y con su hija en Logroño, aunque no se registró en el hotel donde lo hicieron estas dos últimas.

La Policía, desde que se encontró el cadáver de la niña, desplegó un dispositivo para encontrar a la abuela, lo que ha ocurrido este mediodía en el Ebro, en cuya orilla había dejado su bolso.

El padre de la menor, a última hora del domingo, presentó una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Haro porque su exmujer había incumplido el horario en el que debía entregarle a la niña, lo que ya había ocurrido antes en tres ocasiones.

Además, un familiar de la madre, tras conocerse el suceso, encontró en su domicilio unas cartas escritas por la detenida como despedida.