EFEAbiyán

Los marfileños acuden hoy en paz a las urnas, en la primera vuelta de las primeras elecciones presidenciales desde los sangrientos comicios de 2010, en los que enfrentamientos entre seguidores de los dos candidatos provocaron 3.000 muertos.

La jornada se desarrolla hasta el momento sin incidentes, tanto en la capital económica, Abiyán, como en el resto del país.

Buena parte de los colegios electorales abrió con un gran retraso, debido a problemas organizativos, y la afluencia de los votantes a las urnas ha sido escasa hasta el momento.

"Espero que la Comisión Electoral Independiente nos permitirá recuperar las horas de retraso", declaró a Efe el presidente de un colegio electoral en Abiyán, que pidió que se amplíe el horario de votación.

Según los planes iniciales, los colegios electorales debían cerrar a las 17.00 hora local y GMT.

El actual presidente Alassane Ouattara, que aspira a la reelección, cuenta a su favor con las buenas cifras económicas que el país ha registrado durante su mandato y es el principal favorito.

Ouattara espera conseguir la victoria en la primera vuelta, para evitar que la oposición, que se presenta divida a los comicios de hoy, se una para arrebatarle el cargo en una segunda ronda.

Las elecciones de hoy deben afianzar la situación de estabilidad que vive Costa de Marfil después de la violencia que siguió a los anteriores comicios, en los que Ouattara se impuso en la segunda vuelta al entonces presidente, Laurent Gbagbo.

Una misión de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) liderada por el expresidente nigeriano Olusegun Obasanjo está desplegada en Costa de Marfil para seguir el desarrollo de las votaciones.