EFELisboa

El primer ministro de Portugal, António Costa, ha reafirmado hoy que tanto su Gobierno como el español se preparan para potenciar la frontera común con un plan estratégico que será aprobado en la próxima cumbre ibérica, inicialmente prevista para el 2 de octubre pero que ha tenido que ser aplazada.

La idea es acabar con la "excepción" que supone la frontera hispanolusa, que aglutina "las regiones menos desarrolladas entre ambos países" cuando lo habitual, ha dicho, es que los territorios fronterizos gocen de un mayor desarrollo.

La cuestión tratará de ser resuelta en la próxima cumbre ibérica, con fecha aún por determinar, y donde se "va a aprobar una estrategia de desarrollo transfronterizo" que será financiada con el próximo cuadro financiero plurianual.

El "desafío" es "transformar estas regiones de ser las más atrasadas a las nuevas 'centralidades' del mercado ibérico", señaló Costa ante la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, que visita hoy Lisboa.

La XXXI cumbre hispano-lusa iba a celebrarse el 2 de octubre en la ciudad portuguesa de Guarda, pero el aplazamiento del Consejo Europeo planeado para los días 1 y 2 de octubre debido a un positivo por COVID-19 en el entorno del presidente, Charles Michel, obligó a cambiar los planes.

Por ello, la cita tendrá que posponerse a otro momento, aunque por ahora no se ha divulgado ninguna fecha alternativa.

Portugal y España ya tuvieron que reprogramar este encuentro por el avance de la COVID-19, dejando para otro momento el ansiado plan de revitalización de la frontera común, cuya creación se comenta desde el pasado julio, cuando Costa recibió en Lisboa a Sánchez.