EFECopenhague

Un juzgado de Eskilstuna (centro de Suecia) condenó hoy a cuatro años y seis meses de prisión al autor del robo de un valioso conjunto de joyas reales del siglo XVII el pasado julio en la catedral de Strängnäs.

La sentencia resaltó que el acusado, de 22 años, había confesado el robo y dejado pistas que lo conectan a las joyas, "de gran interés social", "insustituibles" y de valor económico "significativo".

El tribunal lo condenó además por intentar robar las otras tres joyas conservadas en la catedral que forman parte del mismo conjunto funerario, que incluyen dos coronas históricas de oro del rey Carlos IX, muerto en 1611, y su mujer, la reina Cristina.

Las cámaras de seguridad de la catedral registraron el pasado 31 de julio a dos personas saliendo a mediodía de la iglesia tras llevarse las joyas de un expositor en la catedral con sistema de seguridad y alarma antirrobo.

De allí huyeron en bicicleta para saltar luego a una lancha con la que cruzaron el lago Mälaren.

La policía sueca detuvo al autor del robo a mediados de septiembre y, a finales de enero, comenzó el juicio, que fue suspendido varios días después al aparecer las joyas en un cubo de la basura.

Tras comprobarse que había restos del ADN del acusado en las joyas, este confesó los hechos.

Dos hombres más, de 24 y 26 años, permanecen en prisión preventiva desde hace semanas, sospechosos de haber colaborado en el robo, que la policía atribuye a un grupo criminal del área de Estocolmo.