EFEBerlín

Las autoridades alemanas no han podido hasta ahora precisar la motivación del conductor que perpetró un atropello masivo intencionado este lunes en el desfile de carnaval de Volkmarsen (centro de Alemania), lo que causó 60 heridos.

El portavoz de la Policía del Norte de Hesse, Henning Hinn, en una comparecencia ante los medios en Volkmarsen, afirmó que aún no pueden "decir nada" sobre el posible móvil del conductor, un alemán de 29 años natural de la región y que tenía antecedentes policiales.

"Es tarea de la fiscalía en estos momentos la investigación sobre los motivos", aseguró Hinn.

Las fuerzas de seguridad apuntaron el lunes que consideran que el incidente fue "intencionado" y el departamento de Interior de Hesse indicó que no se descarta totalmente un ataque de motivación política. La Fiscalía General de Fráncfort asumió la investigación por un presunto delito de intento de asesinato.

Sin embargo, el ministro de Interior de Hesse, Peter Beuth, dijo hoy que de momento no ha indicios que relacionen lo ocurrido en Volksmarsen con el asesinato múltiple perpetrado días atrás en Hanau, cerca de Fráncfort, por un ultraderechista y que causó diez muertos.

A causa de los recientes asesinatos de Hanua, cuando se conoció lo ocurrido en Volkmarsen surgió el temor de que pudiera tratarse de un segundo atentado.

Pero la policía de Hesse dijo, a través de su cuenta de Twitter y respondiendo a inquietudes de los ciudadanos, que no hay nada que indique que haya una situación de amenaza para la región.

El número de heridos que se maneja es de 60, de los cuales 35 están siendo atendidos todavía en los hospitales de la región. Entre los afectados, indicó, hay 18 niños, el menor de los cuales tiene tres años.

El conductor del vehículo ha sido identificado como Maurice P. y tenía antecedentes policiales por ofensas verbales y coacción, pero no por delitos relacionados con el extremismo político.

Según las autoridades, la prueba de alcoholemia que se le practicó a Maurice P. fue negativa pero todavía se investiga si estaba bajo el efecto de las drogas.

Maurice P. sufrió heridas en el atropello y cuando su situación de salud lo permita será llevado a comparecer ante el juez de instrucción penal.

Según medios de comunicación locales, el hombre pertenecía al mundillo de los consumidores de drogas de Volksmarsen.

La policía detuvo a un segundo hombre que había filmado con su móvil el atropello pero no está claro si se trataba solo de un curioso o de un cómplice.

La policía ha advertido de que algunas fotos que han circulado en la red no son imágenes de Maurice P. y pidió a la población que no contribuya a la difusión de noticias falsas.

El suceso se produjo sobre las 14.30 hora local (13.30 GMT) de este lunes, cuando se celebraban en Volkmarsen -una localidad de menos de 7.000 habitantes- el tradicional desfile del lunes de carnaval.

Entonces un Mercedez-Benz familiar de color gris metalizado arremetió contra el público y se adentró unos treinta metros en el grupo, atropellando a decenas de personas.

El vehículo se había saltado previamente la prohibición de circular por esa zona, cerrada al tráfico por las celebraciones. Algunos testigo apuntaron que el conductor pareció acelerar, un extremo que no ha confirmado la policía.

El alcalde de Volkmarsen, Helmut Linnekugel, que participaba en el carnaval, se declaró "consternado" por lo ocurrido.

En el desfile de carnaval participaban cerca de 700 personas repartidas en 27 grupos.

El primer ministro de Hesse, Volker Bouvier, se declaró "impresionado por el grave hecho que ha causado heridas en numerosas personas inocentes"

La viceportavoz del Gobierno alemán, Ulrike Demmer, ha agradecido en nombre de la canciller, Angela Merkel, al personal sanitario que ha atendido a los heridos.