EFETokio

La tripulación del crucero que fue puesto en cuarentena a principios de febrero en Japón tras detectarse un caso de coronavoris empezó a desembarcar este jueves y se someterá a un aislamiento de 14 días para constatar que no porta el patógeno.

Está previsto que unos 240 miembros de la tripulación del Diamond Princess abandonen el navío hoy y que el desembarco se prolongue durante varios días, según anunció el Ministerio de Salud de Japón.

Se cree que algo menos de un millar de personas siguen a bordo del crucero, después de que los pasajeros no contagiados desembarcaran progresivamente la semana pasada y de que las personas contagiadas fueran trasladadas a centros hospitalarios anteriormente.

Los pasajeros que había compartido camarote con gente contagiada ya fueron trasladados a instalaciones designadas por el Gobierno para cumplir una nueva cuarentena de dos semanas.

La tripulación, aunque confinada en el interior del barco, no había estado en cuarentena estricta, pues siguieron atendiendo a los miembros del pasaje mientras duró la cuarentena, salvo aquellos que se confirmó que habían sido infectados y fueron ingresados.

Las personas que abandonan el crucero desde este jueves, en su mayoría de nacionalidad no japonesa, han dado negativo en los test del virus, pero serán igualmente trasladados a unas instalaciones designadas por el Ejecutivo nipón en la ciudad de Wako, al noroeste de Tokio, para pasar una nueva cuarentena de 14 días.

Si tras ese período dan negativo en nuevas pruebas, podrán abandonar el país.

El Diamond Princess fue puesto en cuarentena el 3 de febrero en el puerto de Yokohama, al sur de Tokio, con unas 3.700 personas a bordo tras conocerse que un pasajero que desembarcó en Hong Kong estaba contagiado.

El crucero es el origen de la mayoría de los casos de coronavirus detectados en el país, 705 de los 891 confirmados hasta el momento.

Dicha cifra no incluye el más de un centenar de contagios que se han constatado entre los evacuados desde navío en las pruebas a las que fueron sometidos a su regreso a sus respectivos países.