EFESanta Cruz de Tenerife

La Guardia Civil ha detenido a los padres de una niña que resultó herida grave en un accidente de circulación y que al parecer no iba sentada en un asiento específico de retención infantil.

El accidente se produjo en la isla canaria de La Palma al colisionar de manera frontal dos vehículos, uno de los cuales, de alquiler, iba ocupado por ambos progenitores y su hija de dos años, que estaban de vacaciones en la isla.

Este delito puede suponer, en atención al riesgo creado y resultado producido, la pena de prisión de seis meses a dos años y la privación del permiso de conducción de uno a cuatro años a los responsables, señala el instituto armado en un comunicado.

Los tres fueron evacuados al Hospital General de La Palma, mientras que el conductor del otro coche resultó ileso.

La niña tuvo que ser trasladada finalmente a un centro hospitalario de Tenerife, donde fue intervenida quirúrgicamente.

Una vez que los agentes de la Guardia Civil iniciaron la investigación detectaron que el Sistema de Retención Infantil (SRI) donde debía ir sentada la niña no era usado cuando se produjo el accidente, por lo que sospecharon que la menor iba sentada en el asiento trasero izquierdo, entre su madre y el cinturón de seguridad, conforme a las lesiones exteriores que presentaba.

La Guardia Civil procedió a la detención de ambos padres como presuntos responsables de las lesiones producidas a su hija por imprudencia grave.

Añade el instituto armado que la madre ha confirmado que sentó a su hija con ella, poniéndole por encima el cinturón de seguridad, lo que, según la Guardia Civil, es "extremadamente peligroso".