EFESarajevo

La nueva terna presidencial de Bosnia-Herzegovina, formada por dos nacionalistas, el serbio Milorad Dodik y el musulmán, Sefik Dzaferovic, y un croata de centroizquierda, Zeljko Komsic, asumió hoy el cargo en Sarajevo.

Los tres ganaron en las elecciones generales bosnias de octubre pasado e integrarán los próximos cuatros años la jefatura colegiada del Estado, en la que las decisiones se toman por consenso.

Dodik, quien será el primer jefe de la Presidencia tripartita durante ocho meses, según un principio rotatorio, declaró hoy que pedirá a la Unión Europea (UE) que conceda a Bosnia-Herzegovina el estatus de candidato al ingreso, para acelerar las reformas que se le exigen.

Insistió en que trabajará para cerrar la oficina del alto representante internacional en el país, al que acusa de quitar competencias a los dos entes autónomos bosnios, el serbio y el común de musulmanes y croatas, y consideró que sus decisiones no van en interés de la estabilidad y el desarrollo de Bosnia-Herzegovina.

Los diferentes puntos de vista de los líderes de las tres principales nacionalidades bosnias y las profundas divisiones han marcado la política de Bosnia desde la guerra (1992-1995) y han ralentizado las reformas en el país en su camino hacia la UE.