EFEMadrid

El Ministerio de Educación ha insistido este martes en que "confía plenamente en el rigor y calidad" del informe PISA 2018, del que "nadie discute los estándares técnicos" de sus pruebas, a pesar de las críticas de algunas comunidades como Madrid y Cataluña.

Lo ha dicho el secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana, que junto a la responsable de análisis de datos de PISA, Miyako Ikeda, han explicado el informe sobre España, donde los alumnos de 15 años han bajado 5 puntos en Matemáticas (4,5 puntos estrictamente para la OCDE) y hasta 10 puntos (9,5 puntos) en Ciencias respecto a 2015.

"Desde el punto de vista técnico de la fiabilidad de la prueba ni yo ni el Ministerio tenemos ninguna duda", ha enfatizado Tiana al asegurar: "PISA no ha cambiado y tiene unos estándares de calidad garantizados".

Sobre las críticas de algunas regiones a esta edición de PISA, como Madrid y Cataluña (ambas han bajado su puntuación en Matemáticas y Ciencias respecto a 2015), que han cuestionado su fiabilidad y calidad, Tiana ha dicho que no le gusta cuando "una edición se pone maravillosamente y otra fatalmente".

Ha pedido a las comunidades críticas que "dejen de lado los temores de que no es una prueba fiable técnicamente", aunque ha reconocido que "hay mucho debate académico sobre ella respecto a si cubre todo el espectro educativo o si es la mejor medida de calidad".

Por su lado, Ikeda ha considerado que "las anomalías" detectadas en la prueba de Lectura de algunos estudiantes españoles, que ha provocado que se aplacen los resultados de esta materia en PISA 2018, "no impactan" sobre los de Matemáticas y Ciencias.

Esta analista ha especificado que con el modelo de población que utilizan para sacar los resultados, las anomalías detectadas no han afectado a las otras materias analizadas, aunque ha comentado que de momento no se sabe "qué las ha causado".

Saber qué ha pasado puede llevar "meses", ha añadido Ikeda.

Tiana ha confiado que se esclarezca el asunto antes de que comiencen los trabajos para la próxima edición, de 2021.

La OCDE, desde el año 2000, realiza la prueba PISA cada tres años. La publicada este año se realizó en España entre el 16 de abril y el 31 de mayo.

La llevó a cabo la empresa Typsa que, según ha recordado Tiana, ganó un concurso de licitación publicado en el BOE; "no hay empresas subcontratadas", ha destacado el secretario de Estado para añadir que "no se pueden achacar las anomalías a que hay una cadena de sustitución de empresas".

Tampoco las anomalías se pueden achacar a los ordenadores utilizados -ha continuado Tiana- porque en algunos la fecha estuviera errónea, nada de eso "invalida" la prueba.

Según el BOE del 28 de marzo de 2017, el importe de la adjudicación a Typsa para PISA 2018 ascendió a 739.116 euros.

No obstante, Tiana ha explicado que las comunidades también pagan una parte, como ya reveló el consejero madrileño, Enrique Ossorio, que cifró en unos 200.000 la cantidad que abonaron ellos.