EFEMadrid

La alerta por gota fría ya se ha desactivado, pero aún quedan explotaciones inundadas e inaccesibles, prosiguen las labores para volver a la normalidad, se hace recuento de las hectáreas afectadas y de los terrenos asegurados, y se piden ayudas ante las evidentes y cuantiosas pérdidas económicas.

Las organizaciones agrarias consultadas coinciden en que aún es pronto para hacer un cálculo detallado del valor de los daños y de cuántos productores tenían sus cosecha aseguradas.

Asaja calcula unas 300.000 las hectáreas dañadas con hortalizas -alcachofa, patata, batata, boniato, brócoli, coliflor y zanahoria-, olivar, cítricos y viñas como cultivos más afectadas.

A las pérdidas de cosecha, hay que añadir las sufridas por el ganado y los daños en infraestructuras como caminos, accesos a fincas, naves, almacenes, vallados, sistemas de regadío y emparrados, ha detallado esta organización.

Desde la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), sólo en Almería suman 1.500 las hectáreas de superficie de frutas y hortalizas afectadas por la gota fría.

Aún así, fuentes de la Coordinadora no creen que estos daños en una de las principales zonas productora de fruta y hortaliza se traduzca en una alteración en el abastecimiento.

La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) cree que la situación requiere que la Comisión Europea active el Fondo de Solidaridad de la Unión Europea, ante unas pérdidas que prevé "millonarias".

Ante una situación "tan extraordinaria", UPA considera que debe ser el Consorcio de Compensación de Seguros quien se cargo y ha planteado que los agricultores que sí estaban cubiertos por el seguro no sufran penalizaciones en las próximas contrataciones.

Por comunidades autónomas, estos son las primeras valoraciones:

- Comunidad Valenciana:

En Alicante, donde según Asaja la contratación del seguro es muy baja, se encuentran la mitad de las hectáreas afectadas; en Valencia, ha sido el viñedo de uva de vino en las comarcas de Vall d'Albaida, La Costera y La Ribera Alta, las más afectadas, sin olvidar unas 200 hectáreas más de cítricos y caquis.

También se apuntan daños en el arroz de la variedad bomba, que estaba a punto de ser recolectado.

- Murcia:

En la Región de Murcia se ha paralizado la vendimia en la zona de Jumilla, Yecla y Bullas, preocupa la situación en la que quedarán los cítricos tras quedar totalmente anegados y habrá que volver a plantar la cosecha de hortalizas.

- Castilla-La Mancha:

En Castilla-La Mancha, lo más afectado ha sido el sureste de Albacete, fundamentalmente en viñedo -entre unas 7.000 y 8.000 hectáreas-, los cultivos hortícolas en Almansa y el almendro.

- Andalucía:

En la horticultura de Almería se han hecho una primeras valoraciones de los daños en 4,5 millones de euros en pérdidas, fundamentalmente en brócoli y la lechuga, que ya estaban plantados.

En cuanto a los invernaderos, ha habido daños en unas mil hectáreas, lo que supone en torno a los 80 millones de euros, especialmente en los dedicados a tomate y calabacín.

En Málaga, destacan los daños en ganadería y en alcachofa, lechuga, tomate, espárrago, cítricos, aguacate, mango, aceituna y frutales.

Y es en estas circunstancias cuando se aprecia la solidaridad entre los operadores del sector: los productores-exportadores de frutas y hortalizas (Fepex) han acordado que las firmas con inundaciones en sus almacenes por la gota fría puedan utilizar las instalaciones de otras firmas del sector.

Además de seguir evaluando la dimensión de las pérdidas sufridas, Fepex ha acordado la suspensión de las cuotas de los socios afectados por la gota fría.

Por su parte, la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) ha hecho un llamamiento para que se ponga en marcha un Plan Nacional de Infraestructuras Hídricas y se incremente en torno a un 25 % la capacidad de los embalses.

Para esta organización, es la regulación de los embalses y la limpieza de los cauces las principales herramientas para mitigar "los efectos más dramáticos de las lluvias torrenciales".