EFEEl Cairo

El campamento de Al Hol, en la provincia nororiental siria de Al Hasaka, ha recibido ya a cerca de 57.000 personas desplazadas por la ofensiva contra el último reducto del Estado Islámico (EI) en este país árabe, informó hoy la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

La última tanda de desplazados, de cerca de 600 personas, llegó hoy al campamento, situado cerca de la frontera iraquí a unos 300 kilómetros al norte de la localidad siria de Al Baguz, donde se producen los combates, según precisó la OCHA a través de Twitter.

Un 90 % de los desplazados que se alojan en este campo son mujeres y niños.

La OCHA afirmó que se han instalado suficientes tiendas para todos los recién llegados, pero alertó de que las zonas dedicadas a la recepción de los desplazados están "saturadas", lo que afecta en especial a los ancianos y personas con discapacidades.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que cerca de 750 personas salieron hoy de Al Baguz, entre ellos 70 combatientes del EI, que se entregaron a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), alianza de milicias encabezada por kurdos y que cuenta con el apoyo de la coalición internacional.

En los últimos 18 días, desde que comenzó la fase final de la ofensiva contra el EI, unas 15.100 personas han salido de la zona, incluyendo 1.780 miembros del EI, según cálculos de la ONG.

Las milicias kurdas envían a las mujeres y niños a Al Hol, mientras que los hombres son separados y sometidos a interrogatorios, antes de ser enviados a centros de detención.

Las FSD han ralentizado el ritmo de la ofensiva para permitir la salida de civiles de la última zona habitada controlada por el grupo terrorista en Siria.