EFEMadrid

El CIS vaticina un virtual empate entre la derecha y la izquierda en las próximas elecciones a la Comunidad de Madrid, aunque con una ligera ventaja del bloque del PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos frente al del PP y Vox, al tiempo que ratifica el descalabro de Cs, que quedaría fuera de la Asamblea.

La encuesta "flash" del Centro de Investigaciones Sociológicas, elaborada los pasados 19 y 20 de abril, antes, por tanto, del debate televisivo de este miércoles, recorta las expectativas electorales del PP, que sin embargo podría gobernar junto a un Vox en ascenso.

Algo similar de lo que le ocurre al PSOE, que cae en el sondeo, pero tendría incluso más opciones que el PP con el apoyo de Más Madrid y Podemos.

El sondeo desinfla al PP de Isabel Díaz Ayuso con respecto al estudio del CIS de marzo, al pasar de 59 escaños a una horquilla de entre 54 y 56 y el 36,7 por ciento en estimación de voto (39,2 por ciento en marzo), en tanto que concede una subida a Vox, que llegaría hasta los 13 escaños, con un 8,2 por ciento de los votos, lo que supone un aumento de casi tres puntos en menos de un mes.

PP y Vox juntos, y sumando la parte alta de la horquilla, alcanzarían los 69 escaños, justo al límite de la mayoría absoluta.

El PSOE encabezado por Ángel Gabilondo también vería mermada su representación comparada con la anterior encuesta, al pasar de 38 escaños a un máximo de 36 diputados y un 23,4 por ciento de los votos.

Sin embargo, la clara subida de Más Madrid de Mónica García, con un máximo de 24 escaños (ahora tiene 20), y la recuperación de Unidas Podemos de Pablo Iglesias, que podría llegar hasta los 13 diputados, también permitiría gobernar al PSOE, y con mucha más holgura que Díaz Ayuso, al sumar las tres formaciones de izquierda un máximo de 73 escaños, cuatro más que la mayoría absoluta.

Al igual que otras encuestas, el CIS deja fuera a Ciudadanos de la Asamblea, al quedarse en el 4,6 por ciento de los votos, por debajo del 5 por ciento mínimo para obtener representación.

La debacle de Ciudadanos se explica por la sangría de votos que experimenta en favor, sobre todo, del PP.

Isabel Díaz Ayuso cosecharía el apoyo de más de la mitad de los madrileños que votaron a Cs en 2019 y más de un tercio de los de Vox.

Al mismo tiempo, el 36,4 por ciento de quienes optaron por Vox ahora piensa hacerlo por el PP, aunque también hay trasvases en sentido contrario.

Casi uno de cada diez de los antiguos votantes del PP asegura que ahora optará por Vox, si bien la candidatura encabezada por Ayuso se manifiesta como la que tiene un votante más fiel: el 77,1 por ciento afirma que repetirá con ella.

Por la izquierda, es llamativo el alto número de indecisos entre los votantes del PSOE, que con un electorado asegurado del 47,9 por ciento que volverá a apoyar a Ángel Gabilondo aún cuenta con un 21,8 de simpatizantes que dudan si cambiar de opción.

El PSOE, además, apenas se beneficia de la caída de Cs, lo que podría explicar el giro a la izquierda dado en el debate por Gabilondo, abierto ahora a entenderse con Iglesias.

A ello se suma un escape de votos hacia Más Madrid, partido para que el anuncia su voto el 12,2 por ciento de los anteriores votantes socialistas.

Esta formación también recoge electores de Unidas Podemos, puesto que una cuarta parte -el 25,2 por ciento- de quienes votaron por la formación morada en los anteriores comicios ahora dice que lo hará por la candidatura que lidera Mónica García.

Más allá del trasiego de votos, el candidato socialista, Ángel Gabilondo, sigue como líder mejor valorado en la encuesta, con una nota media de 5,6 sobre diez, mientras que la candidata Isabel Díaz Ayuso sube ligeramente y alcanza el aprobado raspado, con un 5,1.

Dos décimas menos que la candidata de Más Madrid, Mónica García, quien sube una décima hasta el 5,3.

Bajan, aunque muy ligeramente, los otros tres líderes: Edmundo Bal se queda con un 4,1 de media; Rocío Monasterio obtiene un 3,3, en tanto que Pablo Iglesias repite como farolillo rojo con un 3,1 puntos sobre diez.

Mónica García es la más desconocida para los electores y los que más, Ayuso, Gabilondo y, en primer lugar, Iglesias.

El sondeo también revela que el peso que la pandemia tendrá en los madrileños a la hora de votar ha disminuido en pocas semanas.

Si en la anterior encuesta el 74,5 por ciento afirmaba que la gestión del coronavirus influiría "mucho" o "bastante" en las elecciones, ahora piensa así el 61,3 por ciento, frente a un 37,7 que cree que repercutirá "poco" o "nada" en su voto.