EFEMadrid

El Congreso de los Diputados rechazará hoy, con toda probabilidad y por una amplia mayoría, la moción de censura presentada por Unidos Podemos contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y a la que acude como candidato, el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

La primera jornada del pleno de la moción de censura terminó ayer pasadas las nueve de la noche después de once horas de debate, solo interrumpido por un breve receso de apenas una hora.

En la jornada de ayer martes, tomaron la palabra la portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, en nombre de los 35 diputados firmantes de la moción; Iglesias para presentar su proyecto de Gobierno; Mariano Rajoy, para replicar a ambos; así como los portavoces del grupo mixto, PNV y ERC.

A partir de la nueve de la mañana, hoy será el turno del resto de portavoces que aún no han tomado la palabra, comenzando por el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

Después subirán a la tribuna tres representantes del grupo de Unidos Podemos y sus confluencias: Alberto Garzón, de IU; Xavier Doménech, de En Podem Comú; y Antón Gómez-Reino, de En Marea.

PSOE, con su portavoz José Luis Ábalos, y el PP, con Rafael Hernando, cerrarán el turno de portavoces.

Como ocurrió ayer, tanto el candidato, Pablo Iglesias, como cualquier miembro del Gobierno tendrán la oportunidad de tomar la palabra cuando lo deseen.

Concluido el debate, que todo indica que se prolongará hasta el mediodía, se procederá a la votación, pública y por llamamiento, como ocurre con las sesiones de investidura.

Un miembro de la Mesa pronunciará el nombre de cada diputado a partir de un apellido elegido al azar para que, desde su escaño, los diputados vayan diciendo en voz alta "sí", "no" o "abstención" a la moción de censura.

Para que salga adelante, la moción de censura debe recibir el apoyo de al menos la mitad más uno del Congreso, es decir, 176 votos para ser aprobada.

En el artículo 114.2 de la Constitución se establece que si el Congreso aprueba una moción de censura, el Gobierno deberá presentar su dimisión al Rey y el candidato votado en la moción se entenderá investido de la confianza de la Cámara y, a continuación, el monarca le nombrará presidente del Gobierno.

En caso de que la propuesta sea rechazada, como es previsible, los 35 diputados que han suscrito esta moción de censura no podrán firmar otra durante el mismo periodo de sesiones.