EFEMadrid

La repetición electoral de este domingo va a propiciar un Congreso más fragmentado en comparación con el que salió de los comicios del 28 de abril, ya que habrá un grupo parlamentario más, el de EH Bildu, y seis siglas distintas más, las correspondientes a otras tantas formaciones o plataformas.

El escrutinio, superado el 90 por ciento, propicia la entrada a la Cámara Baja de siglas sin pasado político en el panorama nacional, como Más País, la CUP, Teruel Existe y Coalición por Melilla si mantiene el escaño que le da el escrutinio a más del 80 % en la ciudad autónoma.

También el regreso de formaciones nacionalistas como el BNG, que ha estado fuera de la Cámara desde 2015, y Nueva Canarias, logro que ha consumado gracias a la unión con Coalición Canaria.

Trece formaciones políticas han tenido presencia en el Congreso desde abril. Diecinueve la tendrán desde este domingo.

El reglamento del Congreso establece que para obtener grupo parlamentario propio hay que cumplir este requisito: tener más de 15 escaños. Son los casos del PSOE, PP, Vox y Unidas Podemos.

Si no es así, se permite la consecución de grupo a aquellas siglas que, aun juntando un número "no inferior" a cinco, reúna "al menos" el 15 por ciento de los votos de las circunscripciones en las que se haya presentado o el 5 por ciento de todas las papeletas en ámbito nacional.

Este añadido del artículo 23.1 del reglamento alivia levemente el desplome de Ciudadanos porque sus diez diputados (47 menos que hace seis meses) podrán constituirse en grupo parlamentario gracias a su porcentaje de votos en España: el 6,7 por ciento.

Asimismo, facilita la creación de grupo propio a ERC, pues, a pesar de tener menos de 15 escaños, en concreto 13, supera con creces el umbral del 15 por ciento de los sufragios en las cuatro circunscripciones catalanas.

Al PNV le pasa lo mismo. Ha aumentado su conjunto de escaños, de 6 a 7, pero, como rebasa el 15 por ciento en las tres provincias vascas, tendrá grupo propio sin problemas.

Previsiblemente, no será el único grupo vasco. EH Bildu cumple exactamente ese requisito: ha logrado cinco escaños, pero también el 15,05 por ciento de los votos en Vizcaya, el 25,9 en Guipúzcoa y el 16 en Álava.

Hay que sumar el porcentaje que ha conseguido de Navarra, de un 16,9 por ciento.

JxCat, sin embargo, no podrá convertir sus ochos escaños en grupo propio, porque por ejemplo en Barcelona se queda por debajo del 15 por ciento de las papeletas.

Distinta suerte ha tenido Más País y su líder, Íñigo Errejón. El objetivo con el que comenzó la campaña, el de aglutinar un número de votos que le permitiera influir en la formación de un nuevo Gobierno y obtener grupo parlamentario propio, se ha desvanecido este domingo.

Ha logrado dos escaños por Madrid y uno por Valencia, éste gracias al empuje de Compromís, un resultado pobre al que tampoco acompañan los porcentajes de votos, siempre por debajo de los umbrales que exige el reglamento del Congreso.