EFEEl Cairo

El Ejército turco continúa su marcha sobre el norte de Siria a ritmo lento y causó hoy al menos la muerte de siete civiles mientras alrededor de 190.000 personas han abandonado sus hogares en el territorio controlado por los kurdos y huyen de la invasión.

Diversas fuentes indican que hasta el momento las víctimas entre la población ascienden a cerca de una veintena y alrededor de 40 heridos desde el inicio de la invasión el miércoles.

Las fuerzas turcas continúan su operación para tomar los alrededores de las dos principales localidades por las que ha empezado la invasión, Ras al Ain y Tal Abiad, bombardeando posiciones y conquistando pequeños pueblos en la zona, aunque hay enfrentamientos a lo largo de la frontera.

El director de salud de la Media Luna Roja kurda, Serwam Bery, indicó a Efe que al menos 190.000 personas han abandonado sus hogares y se desplazan desde el norte hacia las ciudades más alejadas de la frontera, fundamentalmente Al Hasaka.

También señalo que hoy las fuerzas turcas bombardearon una planta de agua en la localidad de Alouk, que sirve a la ciudad de Al Hasaka y alrededor de 500.000 personas, provocando que quedara paralizada lo que ya está afectando a la población.

Los hospitales en Ras al Ain y Tal Abiad han quedado también ya inoperativos por la salida de personal sanitario, entre ellos el que colaboraba con la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) en esta última localidad.

Según Bery, hasta el momento, y a falta de completar todavía el recuento en varias zonas del noreste de Siria, se han registrado 18 muertos y 42 heridos.

Por su parte el Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que hoy fallecieron siete civiles lo que eleva su cómputo a 17 en los primeros tres días de ofensiva.

Según esta organización con sede en Reino Unido pero con una amplia red de colaboradores sobre el terreno, al menos 54 milicianos kurdos y 42 miembros de las facciones proturcas han fallecido hasta el momento.

Por su parte, el gobernador de la provincia de Al Hasaka, Yaiz Al Musa, dijo a Efe que debido a los bombardeos cientos de familias, en su mayoría procedentes de las zonas de Ras al Ain, Darbasiya y Amuda, se desplazaron hacia la ciudad de Al Hasaka, donde el Gobierno sirio estableció centros de acogida para estas personas.

Al Musa agregó que actualmente las autoridades hacen frente a "un gran desafío" relacionado con la interrupción del suministro de agua en toda la provincia, y están tratando de abastecer a la población abriendo pozos y distribuyendo tanques del líquido en los barrios de las zonas controladas por el Gobierno de Damasco.

El portavoz de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD, la alianza armada cuyo componente principal son las milicias kurdas), Mustafa Bali, denunció los intensos ataques de artillería turcos desde Kobane hasta Tel Abiad, a lo largo de la frontera siria, al este del río Éufrates.

En esta zona, desde las riberas del río hasta la frontera de Siria con Irak, Turquía quiere establecer una "zona segura" de 480 kilómetros de largo y 30 de ancho para aislarse de las milicias kurdosirias, además de reubicar en ella a una parte de los refugiados sirios que se han afincado en el país vecino desde el comienzo de la guerra en 2011.

Las tropas turcas, apoyadas por combatientes sirios de facciones opositoras a Damasco, han ido avanzando estos dos días en Tel Abiad y Ras al Ain, y hoy han conquistado 13 pueblos en los alrededores de esas dos poblaciones, según anunció este viernes el Ejército.

El Ministerio de Defensa turco confirmó hoy la muerte de dos soldados en el marco de la ofensiva bautizada "Fuente de Paz" y aseguró haber "neutralizado" -es decir, abatido, herido o capturado- a 342 miembros de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la milicia kurdosiria, principal componente de las FSD.

Asimismo, en el lado turco de la frontera, han perecido 17 civiles por proyectiles lanzados desde Siria, incluidos ocho que perdieron ha vida este viernes, según la agencia oficial de noticias turca Anadolu .

Los rebeldes asociados a "Fuente de Paz" aseguraron a través de su cuenta en Telegram que han conquistado varias localidades tras expulsar a la "banda terrorista YPG".