EFEMadrid

La Seguridad Social ha ganado 31.638 afiliados en noviembre, lo que refleja, en plena segunda ola de la pandemia, el mejor comportamiento del empleo en este mes de los últimos 14 años, pero con un repunte en los trabajadores en ERTE hasta los 746.900.

El mercado laboral ha logrado recuperar los 19 millones de empleos que perdió en abril, tras registrar el mayor incremento en un mes de noviembre desde 2006, mientras que el paro alcanzó los 3,85 millones de desempleados, al aumentar en 25.269 personas, el peor dato de desempleo desde 2012.

Un repunte, que ha sido amortiguado por los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), a los que se han sumado 40.650 personas desde que se aprobó el nuevo esquema el pasado 30 de septiembre.

Según el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estos datos muestran "el dinamismo del mercado laboral", con crecimientos del empleo en los siete últimos meses y tras haber recuperado ya dos terceras partes de los puestos de trabajo perdidos durante el confinamiento.

No obstante, frente a hace un año, el mercado laboral aún sigue reflejando el impacto de la pandemia con 354.877 trabajadores afiliados medios menos y 653.128 parados más.

Mirando los datos al detalle, la mejora de la afiliación estuvo sustentada por el sistema especial agrario y por el sector de la educación y la Administración Pública, que compensaron la merma de 77.840 personas en la hostelería.

Por comunidades autónomas, ganaron afiliados Comunidad Valenciana, Andalucía, Madrid, Murcia, Castilla-La Mancha, Cataluña y el País Vasco, mientras que el resto registró menos cotizantes que el mes anterior, con retrocesos más pronunciados en Baleares y La Rioja.

En cuanto al paro registrado, y por sectores, se redujo en 4.624 personas en agricultura y en industria bajó en 302 personas, mientras que en los servicios aumentó en 24.959 personas, en la construcción en 1.482 personas y en el colectivo sin empleo anterior en 3.754 personas.

Para el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, la previsión que maneja el Gobierno para este año es que la tasa de paro se sitúe al final del año por debajo del 16 %, frente al 16,26 % del tercer trimestre.

Y es que la destrucción de empleo se ha contenido en esta segunda ola gracias a los nuevos esquemas de protección de los ERTE, en vigor hasta el 31 de enero, "encapsulando el impacto en sectores más afectados por la pandemia y los confinamientos: hostelería y comercio", ha explicado el secretario de Estado de Seguridad Social, Israel Arroyo.

Así, en noviembre quedan 326.296 personas protegidas por un ERTE de fuerza mayor o por otras causas y 420.604 incluidas en los nuevos esquemas de protección, que incluyen exoneraciones especiales para sectores ultraprotegidos y cobertura para aquellas empresas afectadas por las restricciones administrativas.

En concreto, son 218.380 personas las que pertenecen a sectores ultraprotegidos (de los que 50.463 pertenecen a empresas de la cadena de valor de dichos sectores), 79.232 en ERTE de impedimento y 117.064 en ERTE de limitación.

El gasto en prestaciones por desempleo asociadas a estos ERTE, que alcanza ya los 13.392 millones de euros desde abril y hasta octubre, cerrará el año en los 14.000 millones de euros, según las previsiones del Gobierno.

Para sindicatos como UGT es esencial continuar con este esquema de protección "el tiempo que sea necesario" con el objetivo de sostener el consumo y dar tiempo al tejido empresarial para que se recupere, al tiempo que CCOO pide derogar la reforma laboral para evitar la precariedad del mercado laboral.

La CEOE, por su parte, ha llamado la atención sobre la situación "crítica" de la hostelería, para la que ha reclamado intensificar las ayudas, al tiempo que pide dar continuidad a los ERTE y ayudas a los autónomos, adaptándolas en plazos y condiciones y simplificando procedimientos.