EFEMadrid

El español que más dinero debe a Hacienda, acusado por fraude fiscal en 2009, ha declarado en su alegato final que ese organismo le ha “arruinado la vida” y ha recriminado a su abogado que pidiera la prescripción de los delitos, ya que quiere que quede claro que no es "un defraudador”.

La Audiencia Provincial de Madrid ha finalizado este viernes el juicio al empresario Agapito García Sánchez, quien figura en el primer puesto de la lista de morosos de Hacienda de 2018 y que se enfrenta a una petición fiscal de cuatro años de prisión y al pago de 4,7 millones de euros y a una indemnización al erario público de un millón y medio en concepto de responsabilidad civil.

En esta última sesión, el abogado de la defensa en sus conclusiones finales ha estimado que el informe de Hacienda es “precipitado” y muestra la “animadversión de la inspectora”.

Además, ha señalado que no se han tenido en cuenta las graves depresiones que padeció su cliente en 2009 y, ante la estupefacción de García Sánchez, ha pedido la prescripción de los delitos.

Ante esta petición final de su letrado, el acusado ha alzado la voz y ha reclamado al tribunal que no se tenga en cuenta a su defensor. “Yo quiero que el tribunal diga públicamente que no soy ningún defraudador” ha señalado.

En su alegato final ha vuelto a remarcar esta discrepancia con su abogado y ha reiterado que Hacienda le ha “arruinado la vida”, que se siente “indefenso” y que la inspectora de la Agencia Tributaria tiene un animadversión contra él, ya que cuando salió la lista de morosos le “felicitó” por hacerle famoso gratis.

En sus ultimas palabras ha tenido que se llamado tres veces al orden por el presidente del tribunal por el elevado tono que estaba utilizando contra la fiscal.

En la sesión de hoy ha comparecido la inspectora de la Agencia Tributaria, quien ha defendido su informe por el que se acusa a Agapito de fraude, ya que según ella hay una cantidad de dinero que ha desaparecido de los balances: "antes se debía un dinero y ahora no".

"Si esa cantidad hubiera ido a una sociedad aparecería en su contabilidad” ha añadido la inspectora, quien afirma que "si no está en su balance, tiene que decir donde está esa cantidad”.

Tanto ella como otro inspector han tratado de explicar el complicado entramado de empresas del acusado y han señalado que “alguien se ha beneficiado” de las cantidades desaparecidas; a su entender, es "lógico" que fuera el acusado, ya que es “el socio único” de las empresas involucradas.

La fiscal y la abogada del Estado han considerado probado que el acusado cometió fraude.

El Ministerio Público ha afirmado que García Sánchez oculto “elaboradamente y de forma sofisticada” el incremento patrimonial de más de medio millón de euros por la venta de acciones de la sociedad Inversiones Intermarkets Sicav.

Considera también acreditado que hubo actitud dolosa en las cantidades que consiguió por la condonación de una deuda y el préstamo que percibió el acusado en 2009 de su sociedad Mirador de la Dehesa S.L. y que ascendía a 2.663.500 euros.