EFEIslamabad

El ex primer ministro de Pakistán Nawaz Sharif y su hija Maryam fueron hoy arrestados a su regreso a Pakistán, una semana después de que fuesen condenados en ausencia a penas de prisión por corrupción y a menos de dos semanas de la celebración de las elecciones generales en el país asiático.

Sharif y su hija fueron arrestados una vez que el avión comercial que los trasladaba desde Abu Dabi aterrizó en el Aeropuerto Internacional Allama Iqbal de la ciudad de Lahore (este), dijo a Efe la jefa de Seguridad de la Policía local, Amara Athar.

Tras la detención, un equipo del Buró de Responsabilidad Nacional (NAB, organismo anticorrupción paquistaní) acompañado por efectivos de la Policía y del cuerpo de los Rangers llevó a los detenidos a otro avión para trasladarlos hasta Islamabad.

La pareja se encontraba en Londres acompañando a su esposa y madre, quien está siendo tratada de cáncer en un centro de la capital británica.

En Islamabad la capital, el juez Mohamed Bashir, del NAB que los sentenció el pasado viernes, emitió órdenes para que ambos ingresasen en la cárcel Adiala de Rawalpindi, vecina a Islamabad, según una orden a la que ha tenido acceso Efe.

La cadena de televisión Geo confirmó que Sharif y su hija y heredera política fueron trasladados a esa prisión.

Todo parece indicar que serán retenidos en la casa de huéspedes de la Academia de Entrenamiento Policial Sihala, después de que el comisionado en jefe de Islamabad, Joudat Ayaz, la declarara parte de la prisión de Adiala.

Todo ello se produjo en medio de fuertes tensiones, con miles de seguidores de Sharif y su Liga Musulmana de Pakistán (PML-N) protestando en Lahore, a menos de dos semanas de la celebración de elecciones generales, que tendrán lugar el próximo día 25.

Un portavoz de la Policía de Lahore, Mohamed Furqan, explicó a Efe que se produjeron numerosas protestas a lo largo de la ciudad, algunas con 1.000 asistentes y otras con 3.000.

La mayor de ellas la protagonizó el presidente del PML-N y hermano de Sharif, Shahbaz Sharif, quien encabezó una manifestación con 5.000 personas, según la fuente.

En algunos puntos se produjeron choques entre los manifestantes y la Policía, pero el portavoz señaló que apenas hubo heridos.

Las protestas se produjeron a pesar de que el Gobierno provincial había desplegado 10.000 policías y prohibido a la PML-N celebrar protestas.

Además, las autoridades bloquearon varias carreteras para evitar que los seguidores de Sharif se acercasen al aeropuerto y cortaron las comunicaciones móviles.

El arresto de los Sharif se produjo además en una de las jornadas más sangrientas de los últimos años en Pakistán, con un atentado contra un mitin político en el oeste del país reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el que murieron 128 personas y otras 122 resultaron heridas.

Sharif fue inhabilitado en julio de 2017 por el Tribunal Supremo de Pakistán cuando era primer ministro por no desvelar un sueldo que recibió de una empresa de un hijo, una irregularidad desvelada durante una investigación iniciada a raíz de los Papeles de Panamá.

En esa misma sentencia, el Supremo ordenó al NAB que abriese tres casos por supuesta corrupción contra Sharif, sus hijos Hasan y Husain, su hija Maryam y el marido de esta, Mohamed Safdar Awan.

El ex primer ministro ha afirmado que fue inhabilitado porque su Gobierno acusó de traición ante los tribunales al exdictador militar Pervez Musharraf, quien lo echó del poder en 1999 en un golpe de Estado incruento.

Sharif ya pasó catorce meses en prisión por intento de secuestro del avión en el que viajaba Musharraf y condenado a cadena perpetua en 1999.

Pero fue puesto en libertad por el dictador militar con la promesa de exiliarse, lo que le llevó a Arabia Saudí.

Jaime León