EFEMálaga

El fuego que desde hace cuatro días afecta a la zona de Sierra Bermeja, en el sudoeste de la provincia de Málaga, no ha experimentado mejoría este domingo, en el que las pavesas han dado lugar a nuevos focos que después se han unido, obligando a desalojar más de 2.500 personas de seis localidades.

Tras la petición de la Junta de Andalucía al Gobierno central, la Unidad Militar de Emergencia (UME) se ha incorporado a las labores de extinción del incendio, que ha calcinado al menos 6.000 hectáreas y que se ha convertido en "inusitado en nuestro país", según el director de Extinción y subdirector del Centro Operativo Regional (COR) del Plan Infoca, Alejandro García.

Al millar de evacuados de días anteriores se han sumado los habitantes de Jubrique, que cuenta con un censo de 523 personas; Genalguacil, unos 400 vecinos; Faraján, 261; Pujerra, 308; Alpandeire, 263, y Júzcar, 214, por lo que el total de desalojados ronda las 3.000 personas.

El operativo encargado de las evacuaciones lo compone la Guardia Civil, el Cuerpo Nacional de Policía y la Unidad Adscrita a la comunidad autónoma, el Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, Cruz Roja y unidades de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES).

Las jefas de servicio de Protección Civil de Andalucía y Málaga se encuentran sobre el terreno coordinando el Plan de Evacuación que también cuenta con el apoyo de las agrupaciones locales de voluntariado de Yunquera, Ronda, Algatocín, Moclinejo, Teba y Canillas del Aceituno, así como con Cruz Roja.

Se ha activado, asimismo, al Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Desastres (GIPED) del Colegio de Psicólogos de Andalucía Oriental.

Las agrupaciones locales de voluntariado de Protección Civil de Yunquera, Ronda, Algatocín, Moclinejo, Antequera, Teba y Canillas del Aceituno así como Cruz Roja apoyan el operativo, y se ha solicitado a esta organización el despliegue de 400 camas e idéntico número de kits de aseo y anticovid, además de avituallamiento para los albergados.

Más de 750 efectivos luchan contra el fuego, 350 de ellos del Plan Infoca con personal terrestre, veinte vehículos contraincendios, tres Bulldozzers, una Unidad Móvil de Meteorología y Transmisiones (UMMT), la Unidad de Análisis y Seguimiento de Incendios Forestales (UNASIF), diez técnicos de operaciones, y tres técnicos de extinción.

Además este domingo se han sumado un total de 260 de la UME, efectivos del II Batallón de Intervención en Emergencias, que están protegiendo las localidades de Jubrique, Faraján, Genalguacil y Pujerra.

También operan 41 medios aéreos (helicópteros pesados y semi-ligeros, aviones de carga en tierra y de coordinación).

Todo ello en una jornada en la que, según Alejandro García, las "circunstancias sobrevenidas" con el nuevo incendio provocado por las pavesas han dado al traste con los avances de los efectivos en las cuatro áreas principales de actividad, que habían ido "razonablemente bien" durante las primeras horas de la noche.

"Hablamos de una potencia y una fuerza inusitada para los incendios que estamos acostumbrados a ver en nuestro país", ha subrayado el subdirector del COR, que no ha descartado además la posible formación de nuevos pirocúmulos o nubes de humo verticales.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha expresado en la red social Twitter la solidaridad del Ejecutivo hacia las poblaciones afectadas por el incendio y ha asegurado que se trabajará "coordinados y sin descanso frente al fuego".

Por su parte, el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta, Elías Bendodo, ha lamentado que las circunstancias meteorológicas hayan complicado la lucha contra el incendio y ha garantizado que se continuará "con todos los medios aéreos y terrestres".