EFEKabul

El Gobierno afgano continua perdiendo terreno ante los talibanes y controla ya apenas un 57 % del país, dos años después del final de la misión militar de la OTAN en Afganistán y tras un 2016 en el que las tropas perdieron casi 7.000 efectivos, de acuerdo con un informe oficial estadounidense.

"El número de fuerzas de seguridad afganas está decreciendo, mientras que tanto las bajas como el número de distritos bajo el control o la influencia de los talibanes están aumentando", advirtió el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) del Congreso de EEUU en un informe publicado hoy.

A 15 de noviembre, las autoridades afganas controlaban el 57 % de los distritos del país, los talibanes otro 10 % y los restantes eran territorios disputados entre ambas partes del conflicto, según el informe trimestral de situación del SIGAR correspondiente al periodo entre octubre y diciembre.

El SIGAR, creado por el Congreso estadounidense para hacer un seguimiento independiente de la guerra, sitúa en 233, de un total de 407, el número de distritos en manos del Gobierno de Kabul, un 6 % menos que en el trimestre anterior y casi un 15 % por debajo de los controlados en noviembre de 2015.

De ellos, 83 estaban bajo el control absoluto de las autoridades afganas, que tenían además algún tipo de influencia en otras 150 demarcaciones administrativas.

Con el recrudecimiento del conflicto, también aumentó el número de bajas entre las tropas afganas, hasta alcanzar los 6.785 muertos y los 11.777 heridos entre enero y noviembre del pasado año, según el informe.

SIGAR atribuye la pérdida de territorio a la estrategia de prioridades de las fuerzas armadas afganas (ANDSF) de "identificar las áreas más importantes que deben mantener para evitar la derrota, y centrarse menos en áreas con menos importancia estratégica".

Los talibanes han ganado terreno en Afganistán desde el fin de la misión de combate la OTAN en enero de 2015, un avance que se consolidó el pasado año, cuando llegaron a cercar cinco capitales de provincia.

La OTAN continúa en el país en misión de asistencia y capacitación de las tropas afganas con 13.000 soldados, de los que Estados Unidos tienen previsto mantener a 8.400 este año, alrededor de 6.000 de ellos como parte del contingente de la Alianza Atlántica y el resto en tareas antiterroristas.

En un nuevo hito en su contundente avance desde que las tropas afganas tomaron el relevo al frente de la seguridad del país, los insurgentes tenían el pasado noviembre el control de 9 distritos e influencia sobre otros 32, mientras que los restantes 133 estaban "disputados".

A pesar de que las regiones en manos talibanas son un 2 % más que el trimestre anterior, y se disputan con las autoridades un 4 % más del territorio, la población bajo su influencia cayó en casi 400.000 personas, hasta los 2,5 millones, frente a los más de 20 millones que viven en áreas controladas por el Gobierno.

De acuerdo con el informe, las sureñas provincias de Uruzgan y Helmand concentran la mayor parte de distritos bajo el control de los talibanes, que en 2016 asediaron las capitales de ambas en una nueva demostración de fuerza.

El Ministerio de Defensa afgano reaccionó al informe asegurando que las cifras proporcionadas por el órgano estadounidense "no son correctas" y estimó que las autoridades controlan cerca del 85 % del territorio.

"El informe del SIGAR no es exacto ni claro, aceptamos que hay problemas, pero eso no significa que sólo el 57 % está bajo control del Gobierno. Excepto ocho distritos, no hay más demarcaciones bajo control talibán", aseguró a Efe el portavoz de la cartera, Muhammad Radmanish.

Incluso en esos ocho distritos, agregó, las fuerzas de seguridad tienen en marcha operaciones para acabar con la insurgencia.

El anterior presidente de EEUU, Barack Obama, aprobó mantener en torno a 8.400 soldados este año en el país, más de 2.000 de ellos en tareas de "lucha antiterrorista", pero el Gobierno afgano espera las decisiones que adopte al respecto el nuevo presidente, Donald Trump.

Baber Khan Sahel