EFEMadrid

El Gobierno considera que el estatuto final de la ciudad de Jerusalún "debe llegar irremediablemente a través de la negociación", por lo que ha pedido "prudencia, sensatez y responsabilidad" a la hora de valorar la decisión de EE.UU. de reconocerla como capital de Israel.

En la rueda de prensa al término de la reunión del Consejo de Ministros, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha respondido así al ser preguntado por la decisión unilateral del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha roto el consenso internacional sobre Jerusalén.

"El Gobierno considera imprescindible la prudencia, sensatez y la responsabilidad" en este asunto, ha apuntado Méndez de Vigo, antes de subrayar: "No queremos que este tipo de actuaciones lleve a un aumento de tensión".

El ministro ha recordado que "España considera que el estatuto de la ciudad de Jerusalén es un tema de gran importancia" y que "su solución debe llegar irremediablemente a través de la negociación, y cualquier cambio o modificación debe llegar por esa vía".

Según Méndez de Vigo, "la posición de España es clara y pasa inexorablemente por los dos estados viviendo juntos y compartiendo paz y seguridad para los ciudadanos", una postura en la que coincide con la Unión Europea.