EFESan Sebastián

El grupo del Partido Popular Europeo (PPE) ha comenzado este martes en San Sebastián a marcarse las prioridades para el próximo lustro, para el que se presenta como "el freno a esos nacionalismos que quieren debilitar Europa y España".

El mensaje lo ha lanzado la eurodiputada electa y exministra de Sanidad Dolors Monserrat en un descanso de la primera sesión de estas jornadas de estudio de los populares europeos, que han abierto el Kursaal donostiarra el presidente y el vicepresidente del grupo, Manfred Weber y Esteban González Pons.

Esta reunión, que se extenderá hasta el jueves, ha tenido este martes un carácter fundamentalmente técnico, a la espera de que la carga política la pongan mañana el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el del Parlamento Europeo, Antonio Tajiani, y el líder del PP, Pablo Casado, entre otros.

Sí que se ha hecho público el respaldo de todas las delegaciones a Weber como candidato para suceder a Juncker al frente de la CE, aunque sin entrar en consideraciones más profundas, ya que quienes llevan las negociaciones para el reparto de los altos cargos de la Unión, los primeros ministros Krisjanis Karins (Letonia) y Andrej Plenkovic (Croacia), no intervendrán hasta mañana.

En esta primera jornada se ha hablado de retos, y uno de ellos, según ha destacado González Pons, es hacer frente al "virus del nacional-populismo", "ya sea neofascismo o neocomunismo", que "puede matar la democracia".

Posteriormente, Dolors Monserrat ha señalado que durante las sesiones de la mañana se ha hablado del "la defensa los estados de Derecho y de la unidad de España" y que, en ese sentido, el PPE "ha sido clave y lo será en la próxima legislatura como freno a los nacionalismos".

"A esos nacionalismos que quieren debilitar Europa y España, como es el caso de los políticos independentistas catalanes que quieren utilizar las instituciones europeas para no cumplir con el Estado de Derecho de España. Esto es lo que va a ha hacer el PPE, ser el freno al nacionalismo y ser la garantía de la defensa del Estado de Derecho de España y de la Unión", ha enfatizado.

La gestión de la crisis migratoria, el cambio climático y la lucha contra el terrorismo son otras de las tareas que el grupo de los populares europeos sitúa en los primeros lugares de su agenda, ha dicho por su parte González Pons.

"Si queremos tener éxito, mantengámonos unidos al igual que lo estuvimos en los últimos cinco años. Necesitamos un grupo que pelee fuerte dentro de un Parlamento Europeo sólido y una Comisión liderada por Manfred Weber", ha subrayado el vicepresidente del grupo, que ha añadido que el PPE sigue siendo mayoritario, pero que el mensaje de estas elecciones, en que han perdido 37 escaños, es que debe "despertar".

Weber ha abierto esta primera sesión, que será eminentemente técnica, con un recuerdo al expresidente español Marinano Rajoy, a quien ha elogiado por "conseguir enderezar el país económicamente".

Tras ello, ha hablado del acuerdo al que han llegado populares, socialdemócratas, liberales y verdes para los próximos cinco años acerca de "proyectos-eje" sobre los que ya se está elaborando un borrador, y que su grupo quiere ir trabajando "lento y seguro".

Estos proyectos se negocian ya en cinco grupos de trabajo que abordan asuntos como medio ambiente, sostenibilidad, movilidad, y lucha contra el cambio climático, el primero, y economía y política social, competencia, política industrial, fiscalidad y reforma de la Unión Europa, el segundo.

La innovación, la digitalización, el mercado único y la protección al consumidor los analiza el tercer grupo, mientras que el cuarto se encarga de derechos fundamentales, seguridad, lucha contra el terrorismo, control de fronteras y migración, y el quinto de Europa en el mundo, política de desarrollo, defensa, relaciones UE-África y ampliación de la Unión.

"La idea radica en ser lo más precisos posibles sobre los proyectos, aunque sin anticipar el contenido y la sustancia de los mismos. Los verdes y la izquierda a lo mejor quieran ir ya decantando detalles de contenido, pero nosotros no, queremos ir lento y seguro", ha manifestado.