EFEBarcelona

El independentismo ha frustrado este jueves la operación del PSOE para que el primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, fuera presidente del Senado, al votar en el Parlament en contra de su designación como senador, tras lo cual el PSC ha pedido amparo al Tribunal Constitucional (TC).

En el pleno convocado este jueves para la designación de Iceta, en plena campaña electoral, no ha habido sorpresas y, en una votación electrónica y secreta después de que se posicionaran todos los grupos, el pleno ha rechazado la designación, con 25 votos a favor (PSC y Catalunya en Comú Podem), 65 en contra (JxCat, ERC y CUP) y 39 abstenciones (Ciudadanos y PPC).

El 'no' inédito de la cámara catalana, que siempre había avalado los senadores propuestos por los grupos, frustra así la operación de los socialistas para que Iceta sea nombrado presidente del Senado en la sesión constitutiva del próximo día 21, como deseaba el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Según Iceta, será "difícil que todo siga igual" después de que el independentismo haya "volado puentes" y haya puesto "un freno a la Cataluña moderna" que quiere diálogo.

También se ha referido a ello el propio Sánchez, que ha acusado a los partidos independentistas de haber vetado a Iceta "porque no quieren soluciones, quieren vivir del conflicto".

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores y candidato del PSOE a las elecciones europeas, Josep Borrell, ha calificado de "totalitario" el veto de las fuerzas independentistas.

Los socialistas catalanes han intentado hasta el último minuto sortear el veto anunciado por ERC, JxCat y la CUP pidiendo a la Mesa del Parlament que la votación se hiciera con papeletas, de tal modo que los diputados solo pudieran depositar un voto con el nombre del candidato propuesto o en blanco, pero no votar en contra, pero la idea ha sido descartada.

De nada han servido tampoco las apelaciones del PSC a la "cortesía parlamentaria": JxCat, ERC y CUP ha certificado su "no" recalcando a Iceta que no puede dar "lecciones de cortesía" cuando no la ha aplicado, han dicho, hacia "presos políticos y exiliados".

Después de la votación, el líder del PSC se ha mostrado "decepcionado" aunque no "sorprendido" en una rueda de prensa en la que ha explicado el recurso de amparo presentado ante el TC, con el objetivo de preservar los derechos de su grupo y de los catalanes que les votaron, ya que se les ha impedido que tengan el representante que les correspondería en el Senado.

En el recurso al TC, el PSC pide la nulidad de la votación de este jueves por haber empleado el sistema de votación electrónica y también solicita las medidas cautelares urgentes que crea oportunas para evitar un "perjuicio irreparable", recordando en el escrito que la sesión constitutiva del Senado es el 21 de mayo, aunque sin pedir explícitamente su aplazamiento.

El PSC va a esperar a conocer la respuesta del TC antes de designar a un candidato alternativo, lo que, unido al corto espacio de tiempo hasta el día 21, conllevará probablemente a que el Senado se constituya con un senador menos.

En el debate en el Parlament previo a la votación, Albert Batet (JxCat) y Sergi Sabrià (ERC) han reprochado a los socialistas su operación de "intrusismo parlamentario", dando por hecho que el Parlament "obedecería" para llevar a Iceta a la presidencia del Senado, y han acusado al PSOE de actuar a través del "chantaje".

El líder del PP, Pablo Casado, ha advertido a Sánchez de que comete un error si piensa que va a colmar alguna vez el "ansia de poder y de romper España" del "tigre del nacionalismo", que lo puede acabar "devorando".

La diputada electa de Ciudadanos al Congreso Inés Arrimadas ha asegurado que "la única explicación" de que ERC haya vetado a Iceta es la coincidencia con la campaña electoral, ya que "por supuesto" que el PSOE y los independentistas tienen "cerrado" un pacto.

Tras el intento fallido de Sánchez por situar a Iceta como presidente del Senado, la ejecutiva federal del PSOE se reunirá este viernes para aprobar sus propuestas a la mesas del Congreso y el Senado y a la dirección de ambos grupos parlamentarios.

En el PSOE dan por seguro que Adriana Lastra y Ander Gil repetirán como portavoces parlamentarios, mientras que con el fiasco de Iceta ha vuelto a cobrar fuerza la apuesta por Cristina Narbona para presidir el Senado, mientras que para el Congreso el nombre que más suena entre los socialistas es el de la ministra de Defensa en funciones y exportavoz parlamentaria, Margarita Robles.