EFEBarcelona

La Mesa del Parlament ha aprobado este martes por unanimidad otorgar la medalla de honor de la institución en la categoría de Oro al fundador de la ONG Proactiva Open Arms, Òscar Camps, y a la capitana del buque Sea Watch 3, Carola Rackete.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha expresado su satisfacción por este acuerdo en una rueda de prensa, en la que ha dicho sentirse "especialmente orgulloso" de que la cámara legislativa catalana otorgue su máxima distinción a personas o entidades que llevan a cabo "una labor humanitaria salvando a miles de personas refugiadas en el Mediterráneo".

Según el presidente Torrent, diputados de los grupos y subgrupos del Parlament que no están representados en la Mesa también se han mostrado favorables al acuerdo, por lo que la unanimidad resulta aún más evidente.

Torrent ha destacado que el gesto del Parlament contrasta con "el silencio" de otras instituciones estatales o europeas ante el drama que supone que "miles de refugiados" huyan de los conflictos bélicos y busquen refugio en otros países poniendo en peligro sus vidas al cruzar el Mediterráneo en embarcaciones muy precarias.

"No nos resignamos a que mueran en el Mediterráneo", ha subrayado el presidente del Parlament, que ha añadido que la labor que realizan ONG como Open Arms o Sea Watch "nos muestran que hay esperanza y la posibilidad de luchar por un mundo mejor".

Ha recordado que el acto de entrega de las medallas de honor del Parlament suele tener lugar el 10 de septiembre, y ha precisado que la institución parlamentaria que preside ya ha tenido ocasión de hablar personalmente con los galardonados y que "están muy satisfechos" por la distinción.

En el comunicado del Parlament referente a la concesión de las medallas se explica que "la capitana del buque Sea Watch 3 y miembro de la ONG Sea Watch y el fundador y director de la ONG Proactiva Open Arms ejemplifican la determinación y la perseverancia en la defensa de los derechos humanos".

También indica que sus acciones "nos recuerdan que el rescate y la protección de las vidas humanas en situación de riesgo es una obligación irrenunciable que no podemos rehuir".