EFELa Paz

El parlamento de Bolivia recibió más de 500 postulaciones de aspirantes para conformar el nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE), cuyos anteriores integrantes son investigados por las irregularidades en los fallidos comicios del pasado 20 de octubre.

La Comisión Mixta de Constitución de la Asamblea Legislativa cerró el sábado en la noche el proceso para recibir las postulaciones en medio de una larga fila de aspirantes que deseaban dejar sus documentos.

Del total de las 502 postulaciones para ser parte del nuevo Tribunal Supremo Electoral, 183 son mujeres y 319 son hombres, informó en conferencia de prensa el presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, Lino Cárdenas.

"Creemos nosotros que es un número importante que permite que podamos elegir de estos postulantes a las mejores personas que puedan garantizar transparencia en este acto electoral", expresó Cárdenas.

POSTULANTES

Entre los aspirantes que se presentaron a la convocatoria figura el exjuez indígena que se opuso a la reelección de Evo Morales, Gualberto Cusi, el Premio Nacional de Periodismo en 2017, Juan Cristóbal Soruco, la exsenadora por el extinto Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) y analista, Erika Brockmann.

También se presentó el ingeniero informático Édgar Villegas, quien mostró actas con errores en la suma de votos y una lista de supuestas irregularidades en las pasadas elecciones del 20 de octubre y que fue nombrado como personalidad destacada por la Alcaldía de La Paz.

NUEVO PERIODO

Cárdenas informó que desde el domingo arranca "un nuevo periodo" "arduo" que consiste en la revisión y el cumplimiento de los requisitos por parte de los postulantes.

"En el término de 48 horas se va hacer conocer cuáles son los postulantes habilitados", indicó Cárdenas.

Luego que se conozca la lista oficial de habilitados, la ciudadanía tiene tres días para realizar impugnaciones con "fundamento", agregó el diputado.

LA ELECCIÓN DE VOCALES

El Parlamento, de mayoría oficialista, deberá elegir a seis de los siete vocales para conformar el nuevo órgano electoral, mientras que el séptimo es designado directamente por la presidenta interina, Jeanine Añez, según lo establecido en la ley electoral boliviana.

Añez designó a Salvador Romero como representante del Ejecutivo, quien fue vocal, vicepresidente y presidente entre 2004 y 2008 de la entonces Corte Nacional Electoral, hasta que la nueva Constitución promulgada por el expresidente Evo Morales en 2009 este organismo fue sustituido por el Tribunal Supremo Electoral.

El Parlamento tiene hasta el 18 de diciembre para designar a los nuevos vocales que, según la norma, tres deben ser mujeres y dos de origen indígena.

ANTERIORES VOCALES

El proceso de elección de nuevos vocales electorales se abrió después de que la justicia encarcelara a casi la totalidad de los anteriores miembros del tribunal electoral, con base a un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) que advirtió "graves irregularidades" en los fallidos comicios del 20 de octubre.

La ley que regula las elecciones de 2020 en Bolivia, que aún no tiene fecha, es fruto de un acuerdo entre el Movimiento al Socialismo de Evo Morales y la oposición, de la que Áñez era senadora por Unidad Demócrata antes de asumir el poder de forma interina el pasado 12 de noviembre.

Esta norma prevé plazos más cortos para nombrar un nuevo órgano electoral y que éste a su vez pueda convocar de forma más rápida a las urnas, al dejar sin efecto provisionalmente varios artículos de la legislación electoral boliviana para acotar plazos.