EFELondres

El Parlamento británico afrontará un escenario endiablado este sábado, cuando el primer ministro, el conservador Boris Johnson, presente un acuerdo del "brexit" que no tiene todavía asegurado el respaldo de la mayoría de los diputados.

El primer ministro necesita 320 votos, pero solo cuenta con 288 diputados conservadores, de los cuales una parte ha amenazado con rebelarse contra él, como ya hicieron con su antecesora, Theresa May.

Con todo, el Gobierno británico confía en que en esta ocasión puede reunir los apoyos necesarios para ganar la votación. "No contemplamos la derrota", ha dicho el ministro del Gabinete, Michael Gove.

Estas son las posturas de las principales facciones parlamentarias:

- CONSERVADORES EUROESCÉPTICOS:

En torno a 28 diputados forman el núcleo de los "tories" partidarios del "brexit" más duro posible.

Su principal demanda es que el Reino Unido se desligue de las normas y las instituciones de la Unión Europea para facilitar los tratados comerciales con terceros países, en particular con Estados Unidos.

Ellos estuvieron entre los principales responsables de que el Parlamento tumbara en tres ocasiones el acuerdo al que llegó la anterior primera ministra.

En esta ocasión, sin embargo, algunos de ellos han señalado que evalúan votar a favor del pacto de Johnson, por lo que el primer ministro podría contar con el respaldo de al menos una parte de ellos.

"Quiero leer (el acuerdo) en detalle antes de tomar una decisión, pero 'bien hecho, Boris', por llegar tan lejos y hacer lo que otros dijeron que era imposible", dijo la diputada Andrea Jenkhyns, que votó en contra del anterior pacto las tres veces que se presentó.

- UNIONISTAS DE IRLANDA DEL NORTE:

El norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), con diez diputados en los Comunes, es sobre el papel socio parlamentario de los conservadores. Aún así, al primer ministro le va a resultar difícil lograr su apoyo.

Por el momento, sostienen que votarán en contra del tratado de salida, que prevé controles aduaneros entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido.

Los unionistas, contrarios a la reunificación de la República de Irlanda, consideran que la solución adoptada compromete la "integridad" del Reino Unido y sería perjudicial para la economía del Úlster.

- LABORISTAS FAVORABLES A UN ACUERDO:

Johnson puede tratar de suplir la falta de apoyo del DUP y de algunos euroescépticos con el voto de un grupo de diputados laboristas elegidos por circunscripciones favorables al "brexit".

Hasta 19 parlamentarios del primer partido de la oposición firmaron este mes una carta en la que se muestran contrarios a retrasar la salida de la UE y a favor de respaldar un acuerdo.

El líder laborista, Jeremy Corbyn, ha sugerido esta semana que no está en sus planes expulsar del grupo parlamentario a diputados que pudieran rebelarse de la disciplina de partido.

- PARTIDO LABORISTA:

El grueso del Partido Laborista (244 diputados) se opondrá, previsiblemente, al acuerdo de Johnson. Corbyn ha recalcado en los últimos meses que su objetivo es llegar al Gobierno y negociar su propio tratado de salida.

Un ala de los laboristas presionará para que se intente forzar un segundo referéndum de confirmación en caso de que se apruebe el texto del Gobierno.

- CONSERVADORES INDEPENDIENTES:

Johnson expulsó hace pocas semanas a 21 diputados conservadores de su grupo parlamentario por oponerse a un "brexit" duro. La mayoría de ellos se decantarán probablemente a favor del acuerdo, dado que esa opción acaba con el peligro de una salida abrupta de la UE.

Algunos de ellos, sin embargo, podrían oponerse. El exministro de Economía Philip Hammond ha defendido una relación con la UE más cercana de la que propone Johnson tras la ruptura y otros diputados de ese grupo, como Antoinette Sandbach, han defendido un segundo referéndum.

- LIBERAL DEMÓCRATAS:

Con 19 diputados en la Cámara de los Comunes, el Partido Liberal Demócrata se ha mostrado receptivo a respaldar un acuerdo si está condicionado a un segundo referéndum de confirmación.

- NACIONALISTAS ESCOCESES Y GALESES:

El Partido Nacionalista Escocés (SNP), que cuenta con 35 diputados, es favorable a un segundo plebiscito, pero ya ha avanzado que no votará a favor de ningún pacto que retire a Escocia del mercado único y la unión aduanera comunitaria.

Tampoco prevén votar a favor del pacto los nacionalistas galeses del Plaid Cymru (4 diputados), que consideran que los controles aduaneros a los productos que entren en Irlanda del Norte pueden perjudicar a los puertos de Gales.

Guillermo Ximenis