EFEMoscú

El Parlamento de Moldavia aprobó hoy el nuevo Gobierno encabezado por Ion Cicu, hasta ahora asesor del presidente del país, Ígor Dodon, solo dos días después de que una moción de censura derrumbara al anterior Ejecutivo formado por una coalición entre los socialistas y el centroderecha.

Un total de 62 diputados votaron a favor del nuevo Ejecutivo: 34 del Partido de los Socialistas de Moldavia (PSM) de Dodon, 27 del Partido Democrática (PDM), del oligarca Vladímir Plahotniuc, en busca y captura internacional por corrupción, y un diputado independiente, informó el diario Ziarul National en su edición digital.

El prorruso Dodon propuso el miércoles a Cicu, hasta junio del año pasado ministro de Finanzas de Moldavia como primer ministro, tras lo cual éste compareció hoy ante el Parlamento, donde presentó la composición de su Gobierno y su programa de gestión, que recibió el voto de confianza del Legislativo.

"Este es un Gobierno de minoría que está llamado a desbloquear el funcionamiento de las instituciones del Estado en el umbral del periodo de invierno y a finales del año financiero", señaló Cicu, de 47 años, al agradecer el apoyo.

También dejó claro que el programa de su Gobierno solo valdrá hasta las elecciones presidenciales de otoño próximo.

Cicu tiene como objetivo "intensificar" las relaciones con la Unión Europea (UE), promover una "política exterior equilibrada", "fortalecer el estado de neutralidad" de Moldavia y "profundizar las relaciones amistosas" con los países vecinos Rumanía y Ucrania, de acuerdo con Ziarul National.

Entre las prioridades de su Gobierno está también el castigo a aquellos que son culpables del robo de miles de millones, asegurar el gas para Moldavia este invierno y rectificar la Ley de Presupuesto para 2019 para poder pagar los salarios, pero también medidas para evitar el "bloqueo en el sistema de justicia".

Ígor Grosu, el secretario general del Partido de Acción y Solidaridad (PAS), que forma parte del bloque europeísta ACUM (Ahora), del centroderecha, se preguntó cómo va a construir un Gobierno rumanófobo relaciones con sus vecinos Rumanía y con Ucrania, y cómo un Ejecutivo eurófobo va a construir lazos con la Unión Europea (UE). "Es misión imposible", afirmó.

El líder del PD, Pavel Filip, explicó que el partido estaba en la situación de "elegir entre dos males: arrojar a la república en el caos y elecciones anticipadas o un Gobierno minoritario".

"La República necesita gobernanza. El año 2019 es un año perdido para Moldavia", recalcó Filip, quien acusó al bloque ACUM "de haber rechazado el diálogo con el PD, aunque un Ejecutivo compuesto por dos partidos proeuropeos hubiera sido más apropiado" que unirse a los socialistas prorrusos en junio pasado para formar Gobierno tras las elecciones parlamentarias de febrero.

El pasado viernes los socialistas presentaron una moción de censura contra sus propios socios de coalición, el bloque ACUM al oponerse a la propuesta de la primera ministra y líder de la formación europeísta, Maia Sandu, de que sea el jefe de Gobierno el que presente las candidaturas a fiscal general al Consejo Superior de Fiscales, si bien la última palabra correspondería al presidente.

Tras disolverse el Gobierno, Dodon propuso formar un gobierno integrado por tecnócratas y sin Sandu.

El bloque europeísta estaba dispuesto a una nueva coalición con los socialistas, pero solo en las condiciones previas y en un Gobierno dirigido por su líder Maia Sandu.

El PSM por contra exigía para volver a trabajar con ACUM cambiar la estructura y otro candidato a primer ministro.