EFEMadrid

El plan de respuesta coordinada que han consensuado hoy Gobierno y comunidades para tratar de doblegar la segunda curva del coronavirus dará la "suficiente flexibilidad" a las autonomías para poder aplicar las medidas contenidas en sus territorios.

"Hemos conseguido un documento que da suficiente flexibilidad y garantiza una calidad muy alta de poder adaptar los indicadores y la forma de actuar a cada tipo de territorio; es un logro importante, nos ha costado mucho esfuerzo", ha valorado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

Lo ha hecho en una rueda de prensa conjunta con los ministros de Sanidad, Salvador Illa, y de Política Territorial, Carolina Darias, tras la reunión del Consejo Interterritorial de Salud que ha dado luz verde, con la abstención de Madrid y el País Vasco, al plan "Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19".

Según Simón, el documento aprobado hoy da opciones para actuar en "casi todas las situaciones posibles"; No endurece las medidas ya instauradas, "pero no las suaviza".

Illa ha destacado el acuerdo amplio con el que ha salido adelante el documento, que ha sido "muy bien valorado" por parte de todos los responsables autonómicos y que "abre un campo de respuesta adecuado al nivel de la pandemia que tenemos en este momento".

Por su parte, Darias ha destacado que el texto permite compartir unas pautas comunes, "que irán situando cada indicador en cada situación de alerta" y establece la respuesta que la comunidad autónoma considere más oportuna.

La ministra ha abundado en que no es un marco unitario sino "un marco común" a partir de indicadores comunes que permite aportar "dentro de lo posible certezas" y contribuye al reforzamiento del Sistema Nacional de Salud.

El texto aprobado por el Interterritorial prevé, entre otras cosas, que en las zonas de más incidencia de casos de coronavirus se limite hasta las 23.00 horas la apertura de todos los establecimientos no esenciales, como bares y tiendas, y que recomienden a sus habitantes salir de casa "solo lo necesario".

Establece dos bloques con ocho indicadores de valoración del riesgo, con hasta cinco niveles: nueva normalidad, bajo, medio, alto y extremo.

Además, contempla cuatro niveles de alerta.

Cada comunidad podrá evaluar el riesgo, establecer un nivel de alerta y adoptar medidas proporcionales, adaptables a la situación y al contexto de cada territorio.